viernes, 10 de agosto de 2007

canícula

Las páginas de sucesos del mes de agosto vienen cargadas de asesinatos, violaciones, atracos y otros delitos con una mayor incidencia que el resto del año. No hace mucho tiempo, visioné una película titulada 'Canícula', la cual relataba el comportamiento de determinados personajes en el seno de una gran urbe durante los meses de verano. El calor, la falta de recursos para viajar, la rutina de un trabajo hiriente o la envidia, despertaba en aquella gente una ira impropia de su comportamiento ordinario que les conducía a delinquir.

Supongo que el tan cacareado cambio climático aumentará en los agostos venideros las consecuencias de la canícula. No estaría mal que los responsables que ahora propugnan medidas contra ese cambio climático se asomaran de vez en cuando a la sociedad con mayor propensión a sufrir las consecuencias de la canícula. A lo mejor conocían un poco más a los 'monigotes' que utilizan como rehenes en sus discusiones parlamentarias. Igual encontraban soluciones más eficaces para el calentamiento global de la tierra y para que no suba el precio de la fruta envasada con 100 plásticos contaminantes...

No hay comentarios: