viernes, 10 de agosto de 2007

Londres al plato



Londres: una ciudad que me conquistó y a la que todavía no había dedicado las buenas palabras que merece. Posiblemente esta fotografía no reproduzca la visión turística tradicional de la ciudad. Pero el momento en que se captó seguro que sí. Corría el penútlimo día del año 2006 cuando, tras un largo paseo por las calles nobles de la capital inglesa en busca de un restaurante en condiciones, topé con el típico bar italiano donde degustar un escalope de ternera. Allí se produjo un espejismo similar al que reproduce la foto: el momento en que una mujer que discurría por la calle echó un vistazo al interior del restaurante, a la mesa en la que yo me ubicaba. Tan fugaz como el haz de movimiento que refleja la instantánea. Como un escalope de ternera que no pasa desapercibido ante los ojos de una viandante pero sí ante una sociedad que come más bien mal.

La capital del Inglaterra, con todo, es algo más que un comentario referido a la gastronomía. Volveré para observarla más detenidamente.








No hay comentarios: