miércoles, 14 de noviembre de 2007

Cálculos


Somos jeques de la vida pero nuestras calculadoras no pueden mostrarnos la cantidad de ceros que manejan los de verdad. Leí ayer una noticia referida a la compra de un Airbus A380, el avión más majestuoso del planeta, por parte del príncipe saudí Alwaleed bin Talal. Le costó 220 millones de euros. Si ya es difícil calcular lo que podríamos hacer con 220 millones de las antiguas pesetas, la misión se eterniza al imaginar una operación de tal magnitud. Lo mismo ocurre en la vida cotidiana con cantidades más livianas. Hemos perdido la razón al calcular el valor de las cosas, incluida la cesta de la compra. Ejemplos hay muchos pero uno recurrente es el del gazpacho envasado. Vaya tontería, pero no hay más que volver la vista atrás, antes de la implantación del euro, para comprobar que no era producto de masas por su precio poco competitivo. A finales de los 90, el brik de esta receta española costaba cerca de 500 pesetas, precio prohibitivo para la mayoría de cestas que visitaban el supermercado. Hoy, diez años después aproximadamente, su precio se acerca a los 4 euros (cerca de 700 pesetas). Sin embargo, lejos de reducirse las ventas, éstas se han incrementado sobremanera, hasta tal punto que las marcas blancas de las superficies comerciales más representativas se han lanzado a comercializar su propio gazpacho.

Es diferente ver cerca de 700 pesetas que 3’95 euros. El subconsciente reduce el impacto de la coma y los euros y nos hace pensar como si fueran 395 pesetas, aunque conscientemente sepamos que son cerca de 700. Parece un trabalenguas pero es tan fácil como asemejar este proceso comercial al que emplean muchas multinacionales para inducir a su consumo a través de la publicidad subliminal. Somos testigos de piedra de unas cantidades que se nos escapan, ya sea por tratarse de cantidades astrológicas como domésticas. Cuiden sus carteras.

P.D.: Ejercicio virtual. Imaginad que ganáis 220 millones de euros, ¿hasta dónde alcanza vuestra imaginación para dibujar ese dinero?, ¿podéis describir el volumen de tal cantidad?
photo by marga ferrer

5 comentarios:

Vicent dijo...

Estimado Oscar;

Hablamos de un mal reparto de riquezas, ?

Hablamos de que la política no ha sabido aumentar los sueldos proporcinalmente al precio de los bienes?

Hablamos de una abstracción al pasado? Todo lo pasado fue mejor?

O quizás hablemos..del famoso sistema que reina en las sociedades y de las cuales tu formas?

.....Nos planteanos quizás volover al estado original, al estado natural y olvidar todos estos problemas e ilogismos.

Anónimo dijo...

Quizás algún lector se sienta sorprendido al leer las siguientes líneas pero imagino y espero que me sabrá disculpar.
Mi reflexión no tiene nada que ver con ninguno de los comentarios aquí volcados pero ya que debuto en este blog me apetece hacerlo con una reflexión.
Pasado un fin de semana maravilloso en Valencia junto a mi familia de sangre y de corazón creo de justicia transmitir un comentario que me hizo mi hermana de sangre sobre mis hermanos de corazón. "Javi, estuvo todo genial. La verdad es que no sé cómo nos verán ellos a nosotros como invitados pero a mi me gustaría que cuando hago de anfitriona la gente se lleve la imagen que yo me he llevado de ellos".
Un abrazo

Vicent dijo...

No he entendido nada, explicate..

Óscar dijo...

Estimado Vicent,

Hablamos de que la sociedad viaje en un coche de lujo que consume demasiada gasolina para sostenerlo entre todos.

Saludos

Óscar dijo...

seguro que esos anfitriones se quedaron con una sonrisa perenne y trasladaron un "simplemente gracias"