lunes, 19 de noviembre de 2007

Estadísticas


Me siento entre el porcentaje más alto de afectados por la crisis de las estadísticas. Hoy en día todo es susceptible de ser analizado en proporciones, cifras, resultados y tablas que nos encasillan en determinados modos de comportamiento, nos ubican en un espectro en relación con otros congéneres o nos indican que los precios se han mantenido o han crecido en el último año por debajo de la media europea. Cuando una persona se ubica dentro de este galimatías de datos se puede sentir importante, frustrado o ajeno a un ruido para el que no está preparado.

Personalmente prefiero ubicarme en una realidad ajena a los anuarios y a los informes emitidos esporádicamente por cualquier instancia que se precie. Hoy nadie es alguien si no llega con un informe debajo del brazo que delimite su acción en períodos fácilmente deducibles por su interlocutor. Seguro que estas líneas pasarán a engrosar las estadísticas de posts escritos en los blogs de habla hispana en los últimos cinco segundos, o supondrán mi condena virtual por atacar a tan preciado tesoro del siglo XXI. Una era que no deja a nadie al margen de lo acontecido, por más que uno sea de letras.
photo by marga ferrer

No hay comentarios: