jueves, 1 de noviembre de 2007

I don’t believe in miracles…


“…and they happen every day. I don’t believe in Jesus, but I praying anyway…” Dave Gahan, el líder de Depeche Mode, ha vuelto con su segunda aventura en solitario. Y lo ha hecho con una propuesta titulada Hourglass, dirigida a desnudarse espiritualmente ante los que, como yo, somos sus seguidores desde hace muchos años. Porque a los que de verdad nos gusta todo lo relacionado con el grupo inglés, agradecemos que sus componentes hagan apuestas en solitario que ayuden a saciar el hambre con la que esperamos la llegada de nuevos discos. El álbum sabe a intimidad. Dave se muestra sensible y sincero, faceta siempre escondida, salvo gestos puntuales, en su singladura depechera. De la escenografía, fotografía y diseño se ha vuelto a encargar su excelencia Anton Corbijn (http://www.corbijn.co.uk/), quien también ha trabajado para U2, Bruce Springsteen, Tom Waits, Rolling Stones, Bon Jovi o José Mercé, entre otros.

En 1986 Gahan se atrevió, dentro de las caras b de Black Celebration, con un tema más propio de la vertiente de su personalidad. Se titulaba ‘But not tonight’ y no fue incluido en uno de los discos más góticos de Depeche Mode porque, sin más, no pegaba ni con su tono ni con su ritmo. Pero el tiempo ha dado paso a una madurez insinuada cuatro años atrás, en su primera apuesta en solitario (Paper Monsters) y confirmada ahora en Hourglass. Es el típico disco que gusta de una ‘primera escuchada’, no es necesario rayarlo para familiarizarse con los temas. Tienen fuerza y se nota. Saw something, Miracles, Endless o 21 days son las nuevas canciones de un Dave Gahan desenganchado de los malos vicios que entona el mea culpa en un álbum redondo. (http://www.davegahan.com/)

No hay comentarios: