martes, 18 de diciembre de 2007

Sexo en Madrid


Pablo quería sorprender a su chica, ofrecerla una noche de recogimiento romántico, una velada de moda en un ambiente chic. Aprovechó un momento íntimo que nadie suele compartir para leer en una de esas revistas dirigidas al público femenino la mejor propuesta adaptada al perfil de su intención. Ubicado en el Madrid más cuadricular, en el plano más ortogonal de la noche gata, el restaurante de marras compaginaba a la perfección luces de una estampa warholiana con el papel rasgado de los setenta, butacas de terciopelo industrial, barra de nácar y personal multirracial con campanillas de placer en la pronunciación de su castellano.

Sara quería sorprender a su chico, dedicarle una noche de nostalgia veinteañera en uno de los pocos locales de la ciudad donde aún se puede cenar en la barra sin que te miren mal. Preguntó a uno de los amigos de Pablo por el bar donde servían los mejores bígaros, las mejores bravas y la cerveza mejor tirada. Estacionado en un aparte del Madrid castizo, cientos de servilletas, perfumadas de besos con sabor a marisco de invernadero, dormitaban junto a papeleras con remates cromados a rebosar; ¡’marchandos’! replicaban los oídos de una conversación rota por la inmediatez del buen servicio y regueros de presión aumentaban la sensación de borrachera.

De la escena de Pablo, más propia de un local de confesiones en la serie ‘Sexo en Nueva York’, quedan las velas, el silencio y el fracaso. En cambio, Sara recibió los aplausos de la muchedumbre y se erigió en guionista de un nuevo formato televisivo: ‘Sexo en Madrid’.
photo by somos

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Confirmado. El número 1972 para el día 22.
Te mando el texto prometido en cuanto pueda. Ando de cabeza. Mi madre está en el hospital (son sólo unas pruebas para descartar cualquier cosa pero estará ingresada hasta el viernes, eso nos han dicho) y voy a Gijón a verla, a sacar al perro, a regar las plantas (porque no llueve). Y además estoy loco de trabajo.
Prometo hacerte eso pronto y ojalá nos toque la lotería. Una racha en la vida tan mala como esta sólo puede cambiarla un golpe de efecto así o la aparición de una hada con varita mágica...
Besos

Anónimo dijo...

el hada trae bajo el brazo 10 euros del 12760 para don javier montes. saludos cordiales