domingo, 6 de enero de 2008

Domingo


No ha sonado el despertador, me he quedado dormido, ¿y ahora qué? Milésimas de angustia acumuladas en la psique de quien vive maniatado por el estrés. Una voz procedente de su conciencia le dicta las notas de tranquilidad que necesita para disfrutar de su día de descanso. Es domingo, y los domingos son rancios en cuanto que son vísperas de lunes, días después de resaca y jornadas de sobremesa larga. Por educación nadie, salvo que viva solo, se salta los preceptos del domingo. La cama tiene pegamento, el ambiente huele a paella, todo sabe a peces de hielo con whisky y la ociosidad preside una escena de supervivencia que no se suele disfrutar salvo si te gusta el fútbol y gana tu equipo.

Si suena el teléfono lo coges para apelar al ‘mal de todos consuelo de tontos’, quizá tu amigo no se haya podido ni levantar y las circunstancias que rodean a tu jornada dominical se tornen favorables por ello. Ibuprofeno para el dolor de cabeza, café doble para la somnolencia, cerveza para la resaca en general y un buen plato de siesta como antesala de la jornada futbolística. Bueno, aunque seguimos sin conocer si te gusta el fútbol, lo hemos dado por supuesto, como todos los medios de comunicación el domingo. Si te consuela, puedes ver una película que empieza a las 21 horas y acaba (por eso de la publicidad) a las 3 de la madrugada, total, el lunes vas a estar igual de jodido, duermas o no.
photo by marga ferrer

3 comentarios:

Arwen dijo...

No me gusta el fútbol, pero tienes razón, el lunes va a ser igual de jodido duerma o no...

Soraya dijo...

Te cuento que yo espero los Domingos con alegria, porque puedo hacer lo que quiero...que claro..casi siempre es quedarme en camita..con el ordenador al costado mio, y visitar los blogs amigos...al final el Lunes...es el Lunes..y hay que tomar aires para hacerle frente.

Un abrazo,

Soraya

Óscar dijo...

Arwen, a ver si entre todos fabricamos un lunes y un domingo diferentes, para ello podemos seguir consejos alegres como los de Soraya.

Saludos. Óscar