lunes, 28 de enero de 2008

Expertos en nada


Querer tener razón sin saber si se tiene es un ejercicio muy típico en España. Está de moda opinar sobre todo sin saber de nada y elevarlo a la categoría de argumento irrebatible. Si a ello añadimos la poca paciencia para escuchar mostrada por el españolito de a pie obtenemos como resultado una jaula de grillos sin grilla madre, conversaciones de besugos con argumentos sobredimensionados de realidades sin dimensión y enfrentamientos dialécticos estériles sin aditivos. Poco colaboran los medios de comunicación, especialmente los audiovisuales, a enmendar el panorama. La persona que dedica un tiempo de su jornada a escuchar las tertulias de tertulianos expertos en nada se contagia de ese ritmo demagógico de interpretar la realidad sin documentarse.

La impotencia resultante entre los interlocutores que acceden a participar en este tablero de confusión sin el sustento de un conocimiento previamente adquirido termina por exasperar a aquellos que diagnostican desde la barrera el síntoma. Me refiero a los que de verdad conocen los temas de discusión, a los poseedores de las claves de la razón, a los auténticos expertos en la materia de turno. Los mismos que son amordazados cuando piden la vez para hablar o se autocensuran para no sacar los colores de la ignorancia al experto de hojalata.
photo by marga ferrer

4 comentarios:

D.B. dijo...

Tienes toda la razón. Esucho tres o cuatro tertulias radiofónicas cada día y resulta bochornoso cómo pasan de hablar del Ibex 35 al partido del Madrid sin ningún complejo. En una tertulia los mismos pueden hablar de música, literatura, sociología, religión y polític sin despeinarse.
¿Dónde está el rigor?
¡Feliz semana!

Óscar dijo...

Lo mejor es cuando hablan de la Fórmula 1...

No es que haya que prohibir a la gente hablar de lo que le plazca, pero sería mejor hacerlo con la consulta previa a un documento relacionado con la cuestión para que la opinión fuera respaldada por alguna fuente creíble.

Idem, feliz semana. Tras la cuesta de enero asoma la condición bisiesta de febrero...

D.B. dijo...

No prohibimos nada, claro, pero hay que tener en cuenta que no son parroquianos de un bar sino "líderes de opinión" que en muchas ocasiones utilizan un medio público para manifestarse.
Me gustan los años bisiestos. El doble de siestas. ¡BIEN!!!

Óscar dijo...

Líderes de opinión que forjan pensamientos de todo a un euro para mileuristas con ganas de destacar mediante un comentario exclusivo entre la masa. Pero también ese perfil de persona intolerante que no escucha porque piensa que está en posesión de la verdad absoluta o que, apoyado en un prejuicio, piensa que el que tiene delante no puede saber más sobre una determinada cuestión.

zzzzzz siestaaaa