miércoles, 23 de enero de 2008

Hambre neutral


Egipto recibe a los hambrientos de Gaza siempre y cuando no vayan armados. Gesto solidario de un país cuyos vecinos reivindican desde hace décadas un territorio donde moverse legalmente sin la amenaza del cuchillo en la garganta. Una gran parte de los 1’3 millones de refugiados palestinos que sufren el embargo de Israel han tirado de su instinto de supervivencia, han hecho las maletas y han viajado hasta la única frontera que no han sellado los israelíes, la de Egipto. Pasan al país de las pirámides con la vista gorda de las autoridades egipcias, sabedoras que podría mascarse una tragedia más grave si no permitiesen el paso. Mientras, Estados Unidos protege a su protegido y condena las acciones de Hamás, como si el sentido de Palestina sólo residiera en esas cinco letras. Todo tipo de violencia que afecte a civiles es susceptible de ser condenada pero no se debe utilizar como argumento para justificar acciones que provocan crisis humanitarias contra más civiles.

Es intolerable la parcialidad del arbitraje norteamericano en un conflicto manco de imparcialidad. ¿Cómo lucen de hoja de ruta por la paz en Oriente Medio desde Anápolis si unas semanas después se origina una crisis humanitaria similar? La neutralidad sería el primer paso hacia la cordura en un escenario donde los que pagan el pato son los inocentes con ganas de vivir en paz, esos que pasan hambre, los que tienen familia en un hospital sin luz o los que rompen un escaparate para dar de comer a sus hijos. 360 kilómetros cuadrados es lo que ocupa el territorio de la franja de Gaza, supeditado a la ayuda humanitaria, el 72% de su población vive bajo el umbral de la pobreza y ahora, para más inri, sufren el embargo energético y alimentario por parte de sus ‘guardianes’. ¿Cuál es la solución? Otra potencia mundial sin intereses partidistas y con peso en la ONU podría coger las riendas del arbitraje para la resolución de un conflicto eterno.

P.D.: Temo caer en una versión sesgada de unos hechos masticados de antemano por los medios de comunicación europeos. Por eso sería bueno establecer un debate más riguroso al respecto con el fin de comprobar hacia dónde camina Oriente Medio en este 2008 recién estrenado.

No hay comentarios: