jueves, 31 de enero de 2008

Idea


Desde mi ventana percibo un plano diferente cada día. Si fuera fotógrafo no me movería de casa, tendría instantáneas multiperspectivas sin esfuerzo, radiografías del acontecer diario en bruto. Vería cómo envejecen mis vecinos y el propietario de la tienda de golosinas, cómo se deterioraría la fachada de la finca de enfrente; captaría la lluvia, el sol, la luna y, por qué no, la nieve; como en las películas que recurren a los efectos especiales para representar el paso del tiempo, como la intrahistoria de una calle, una farola, un garaje y unas terrazas que miran al cielo con ganas de ponerse gafas. Tendría la paciencia del observador para organizar las piezas de un puzzle que alguien debería reconstruir para que nunca me olvidara de que yo también envejecí por llevar un proyecto a buen puerto. Si tienes una idea, deberías ponerla en práctica. Quizá es una bombilla de bajo consumo y triunfa en el mundo del ahorro energético cultural. Suerte.
photo by somos

6 comentarios:

David dijo...

Muy bien, pero siempre hay que mantener una idea sin realizar.
Sólo una, pero que te acompañe siempre.

Óscar dijo...

¿Y si te acompaña hasta la muerte? Es un poco tétrica tu idea...

:_)

Anónimo dijo...

Por el anterior comentario de que hay que mantener una idea sin realizar, estoy de acuerdo. Si leísteis a Fernando Pessoa, él pensaba algo parecido. Decía que hay dos tipos de soñadores, los que sueñan con algo posible, y los que sueñan con algo imposible de cumplir, es decir, puedes soñar que te gustaría ser un rey de la edad media, pero nunca sentirás el fracaso de no haberlo conseguido, porque es un sueño imposible de realizar, pero que de alguna forma mantiene viva tu ilusión.
A Fernando Pessoa le gustaba el segundo tipo de soñadores.
Saludos.
Sonia

Óscar dijo...

Bienvenida de nuevo, Sonia. Con el matiz que aportas se entiende mucho mejor la idea de conservar esa idea en el bolsillo. Aunque no tengo ni idea de qué idea de todas las que me sobrevienen debe ser la idea fetén para no ser gastada y ser guardada.

Saludos :-)

Óscar dijo...

Bienvenida de nuevo, Sonia. Con el matiz que aportas se entiende mucho mejor la idea de conservar esa idea en el bolsillo. Aunque no tengo ni idea de qué idea de todas las que me sobrevienen debe ser la idea fetén para no ser gastada y ser guardada.

Saludos :-)

Arwen dijo...

Me gusta guardar una idea, pero la verdad es que las voy cambiando. Pongo una en práctica y siempre queda alguna en la recámara... Así conjugo vuestros dos puntos de vista. Es como los sueños, alguno es inalcanzable,pero te mantiene en la brecha...