miércoles, 30 de enero de 2008

Sociedad reciclada


Reciclemos, que debemos luchar todos contra el cambio climático. Es una de las frases que menos me ha costado escribir de los últimos meses. Me la sé de memoria gracias al bombardeo procedente de todas las instancias que se me pueden llegar a ocurrir a bote pronto. Pero percibo que en la práctica otro gallo canta por las mañanas en señal de queja por no cumplir con esos preceptos de moda. Creo que no soy el indicado para protestar, pero sí para reflexionar acerca de los detalles que me hacen pensar que sólo hay campañas de buena conciencia y nada más.

Cervezas, no retornables; pimientos, de veinte en veinte en envases de plástico plastificados; revistas, envueltas en reclamos de cartón para ver quién la tiene más grande; publicidad, estancos de buzones sordos; bolsas de plástico, mejor ocho que dos; pilas, extrañas paisanas de cajones olvidados; aceite, por la pila y caliente; coches, los desperdicios a la basura de la ventanilla; polígonos, a pleno rendimiento sin modernizar; ciudades, a ver quién luce más desde el cielo; mejor en coche que mal acompañado por el golpe del calcetín; petroleros, mejor de un casco que de doble casco; monte, rincón de vertidos incontrolados; sueño, siempre es más bonito.
Poco es mucho, pero no me lo creo.
photo by marga ferrer

3 comentarios:

Moisés Márquez dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo.

A mi me hace gracia cuando en el super le digo que no me de más bolsas. Que en una bien puesto me entra bien. Y me quieren dar 3.

Es más fácil repetir lo que dicen los demás que pensar en lo que hacemos mal todos los días y lo intentamos remediar.

AdR dijo...

La verdad es que sí... que es para no creérselo. Yo, por si acaso, sigo con el tema... a ver si se hace algo de verdad empezando desde abajo

Un abrazo

Óscar dijo...

Está claro que unos ponen el gesto y otros nos convertimos en el motor que efectivamente convierte en realidad las medidas. Creo, aún así, que en esta ocasión harían falta más revoluciones antes de que lo gripemos y sea demasiado tarde.
saludos