viernes, 8 de febrero de 2008

Cara a cara


España vive inmersa en la pulsión electoral ante los comicios generales del próximo 9 de marzo. Las televisiones amoldan sus parrillas de programación a marchas forzadas y dirimen un pulso por ver cuál de ellas se queda con la exclusividad, compartida o no, de los dos cara a cara acordados entre el principal líder de la oposición, el conservador Mariano Rajoy, y el presidente del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero. A falta de conocer las cadenas en las que se emitirán unos debates que dejaron de utilizarse en las dos anteriores citas electorales (2000 y 2004), asistimos a una pugna por colocar entrevistas con ambos líderes. Ayer le tocó el turno a Cuatro, televisión generalista nacida en noviembre de 2005 bajo el amparo del Grupo Prisa de Jesús de Polanco.

Como elemento revolucionario en el formato, la cadena privada planteó algo similar a un cara a cara entre el entrevistador, Iñaki Gabilondo, y el líder del PP, Mariano Rajoy. El tono cortante de las preguntas se atisbó desde la segunda, y Rajoy sólo encontró margen para la comodidad en la primera cuestión, referente a si se veía ganador, a lo que soltó sin dudarlo que tenía el pálpito de que sí. Desde ese momento, el presentador se implicó de lleno en el cuestionario diseñado para encontrar los puntos más débiles de las cuestiones programáticas del candidato y de los temas de actualidad en los que se ha visto más encerrado su partido en las últimas semanas. Por momentos, hasta el propio Rajoy pensó encontrarse en la tribuna del Congreso de los Diputados y refutó el contenido de los comentarios añadidos por Gabilondo en el interrogatorio, a lo que el periodista salió del paso recordándole que él no era su adversario, sino su entrevistador para que respondiera a lo que se le preguntaba.
photo by somos

4 comentarios:

David dijo...

Para mí no hubo nada nuevo bajo el sol, más allá de detalles que -no obstante y por triste que parezca- pueden suponer un cambio en los votos de mucha gente.
Me parecen curiosas estas entrevistas y los debates. Pero también injustos y creo que nadie debería decidir su voto porque Rajoy no sepa cuál es la capital de Guinea o viceversa. Acuérdate del famoso debate entre Nixon y JFK y la famosa 2five o'clock shadow" del primero. Son importantes en número de votos pero, ¿deberían serlo?
CREO QUE NO.

Óscar dijo...

Es cierto que la gente lo que tendría que hacer es leerse las ofertas de los programas para tomar una decisión, aunque realmente el voto lo decide lo cotidiano, el día a día. Comparto contigo la sobredimensión que aprecias y que se le da a este tipo de formato televisivo.

Sin embargo, más allá de decidir o no los votos de la gente, considero que la de ayer fue una entrevista más cómica que seria, la izquierda y la derecha quedaron muy bien definidas por ambas partes y más que una entrevista pareció un cara a cara.

andresper dijo...

La entrevista cómica nos la darán después del 9 Marzo los fascios y los no tan fascios, la verdad es que nos vamos a reir mucho. Habrá que recalificar aunque mi gato esté muy viejo para eso. Un abrazo querido escritor, sigue así que el buen vino mejora con el tiempo aunque lo tengamos que volver a beber en las cavernas bercianas.

Óscar dijo...

A su salud, don Andrés.