lunes, 3 de marzo de 2008

219 páginas


Empezó su recorrido en el metro, donde se llevó codazos, empujones y un pisotón tan doloroso como involuntario en lo más hondo de su lomo. Todavía quedaba un largo trayecto por recorrer y su historia, aunque agitada, permanecía fiel a la original. En todos los sitios que visitó despertó miradas curiosas y fue contemplado atentamente por más de uno cuya única ocupación era la de mirar al tendido o la de esperar que el paso del tiempo pusiera ante sus ojos una escena diferente que le ayudara a terminar el día sin sobresaltos. Después estuvo en la consulta. La sala de espera era muy pequeña y tuvo que perder dosis de exclusividad al compartir protagonismo con otros en peores condiciones que él, demasiado rasgados como para satisfacer a un maniático de lo correcto y de lo ordenado.

Lo peor llegó por la tarde. Estuvo perdido, desconcertado y sin brújula durante más de dos horas. Se le cayó media caña de cerveza encima, fue arrastrado por la barra como una piltrafa, mirado de reojo sin reconocimiento y, finalmente, ubicado en una esquina sin vida, llena de polvo, donde se acumulan los que no saben estar de moda ni decir lo que los demás esperan escuchar. Cuando la noche advertía de la inminencia del cierre del local llegó él con cara de susto. Le indicaron dónde estaba y suspiró con alivio. Lo cogió suavemente, lo acarició y lo abrazó como al niño que llevaba dentro. Le quedaban 219 páginas por leer de ese libro que dejó olvidado en el bar del centro.
photo by marga ferrer

5 comentarios:

Gesmil dijo...

perdona la intromisión, si tienes conocidos por Burjassot, Godella o alrededores, quisieras difundirme esta noticia?
Hola a todos los de Burjassot he perdido un perro labrador, vosotros que salis por el pueblo y sois gente maja, seguro que teneis en cuenta este mensaje y me ayudais,es un labrador cruzado de mastin, de color canela, pelo corto grueso, cola larga peluda y tiene una cicatriz entre el morro y el ojo izquierdo, es pequeñita pero si lo miras bien se nota como una raya negra entre el pelo clarito. Ayudarme si veis un perro asi, fijaros por favor, puede llevarlo alguien que se lo ha quedado, tus vecinos, en el parque, paseando, en el chalet de al lado..etc.. en cualquier sitio, mirarlo por favor, y si lo vierais avisarme os dejo un cartel por si lo vierais, y quereis ayudarme, espero tu solidaridad amigo!! pasarlo a todos vuestros contactos, darme difusión Gracias amigos.
http://i192.photobucket.com/albums/z77/GESMIL/CARTEL_ROQUE_fondonegro.jpg

Arwen dijo...

Yo mejor me centro en el texto. Menos mal que recuperó el libro, es horrible no saber cómo termina una historia.

Óscar dijo...

¿Y el sufrimiento de las páginas de un libro desamparado?

:-)

Arwen dijo...

Uff, eso nos llevaría a largas conversaciones... Es como el sufrimiento de la novela inacabada, el relato interrumpido, la página en blanco deseosa de palabras...

Óscar dijo...

En cuanto a la novela inacabada, desde el punto de vista del lector, creo que si no la termina es porque no le gusta realmente y hay muchas por leer.

Respecto al relato interrumpido, eso es peor porque dejas de ser tú mismo cuando te interrumpen ese relato tan interesante que no puedes retomar hasta quién sabe cuándo.

Lo peor es lo de la página en blanco deseosa de palabras, eso es un problema de imaginación, de sueño, de inspiración, de falta de ganas o de bloqueo generalizado de las funciones escritoras.

:-)