viernes, 14 de marzo de 2008

Ausente


Frío, pero no es invierno. Calor, pero no es verano. La primavera llegará tarde. Los almendros ya están en flor y las heladas sólo aparecen reflejadas en postales, en la luna de un coche perdido en un sueño dibujado por los yetis o en el agua que cae de una ducha tibia por el uso prolongado de una familia numerosa con sueldos insuficientes como para abarcar la factura de cada mes sin visitar la oficina de los créditos exprés.

Hace calor y siente frío por dentro, desasosiego pensante. Su alma está inerte, su sentido meteorológico perdido en clicks sobre el enlace del Instituto Oficial y las conversaciones con desconocidos son más artificiales que nunca. El recurso al tiempo para hablar con alguien que no apetece ha dejado de ser útil. Hoy nada le sorprende, ni un beso a escondidas, ni un sueño robado con la rabia del que no bebe horchata. ¿Hablamos?
photo by somos

3 comentarios:

Arwen dijo...

Me has dejado melancólica...
Y, hablar, cuando quieras.

LOOLA dijo...

Más que hablar a veces necesitamos sobrevivir, aprender de nuestros errores, que nos inyecten en las venas ilusión a grandes dosis-

Me gustó mucho, de verás.

Besos brujos!

Óscar dijo...

Arwen, quizá la gente debería hablar y escuchar más para que el sistema funcionara correctamente.

Loola, para aprender de nuestros errores tendríamos que saber ser autocríticos, algo que es difícil de encontrar en la jungla. Gracias.

Saludos