lunes, 24 de marzo de 2008

Baloncesto macabro


Todas las mañanas accedo a la versión radiofónica del acontecer. Hoy no. Sabía que uno de los titulares destacados del día se referiría al número de muertos en las carreteras españolas durante las vacaciones de semana santa. Asistimos a una simplificación hasta el extremo más lúdico del tratamiento que los medios de comunicación ofrecen de las víctimas mortales en carretera. Siempre han sido cifras. Últimamente no ha habido boletín informativo que no avanzara un número igual o superior al del anterior parte, como una conexión en directo con la guadaña que viaja en primera clase sobre cuatro ruedas. Un partido de baloncesto macabro que ofrece guarismos reducidos a la anécdota del resultado final en comparación con el año anterior, con hace cinco meses o con las circunstancias que han rodeado a cada siniestro.

La sección de sucesos marca en los calendarios de sus redactores unos círculos rojos que indican las vacaciones de los muertos, de los que van a morir y deben ser retratados acumulados el uno sobre el otro bajo la forma de una tabla, un cálculo o un comentario ejemplar para que no cunda el pánico. Los accidentes de tráfico, pues, son un seguro de vida para rellenar de actualidad una realidad sin políticos, para generar un titular numérico que alivie, asuste o desquicie a quienes no creen en las estadísticas.
photo by marga ferrer

2 comentarios:

AdR dijo...

La verdad es que todo es tan deprimente... las tablas, los números, los datos... es como dices, parece que todo se reduce a eso.

Abrazos

Anónimo dijo...

No hay lugar para la anécdota, todo precocinado, profecías hechas realidad aunque ésta sea mentirosa. Consecuencias del periodismo notarial y de una audiencia sumisa.

Saludos. Óscar