viernes, 7 de marzo de 2008

Con cabeza y corazón


Así reza el lema de campaña del PP en España para pedir el voto a sus fieles. Entre ellos, cuenta desde ayer con un inesperado pulso añadido para insuflar ánimos entre los corazones del electorado: El Mundo. La cabecera nacional, o cabeza pensante construida por numerosos cerebros inquietos, buenos profesionales, ha decidido abandonar la casilla independiente que presuponemos a cualquier diario serio que se precie y se ha lanzado, desde su editorial, a la arena de pedir el voto útil a sus lectores para el partido de Mariano Rajoy. Me comentaba ayer un compañero de profesión, igual de perplejo que yo ante tal bajada de pantalones, que ésta es una práctica habitual al otro lado del charco, en el país de las libertades censuradas, pero allí es lógico que suceda. Desde siempre, cada cual ha tenido una línea editorial más o menos definida pero jamás un rotativo en este país, que yo recuerde, se había posicionado tan claramente hacia unas siglas.

“El Mundo pide el voto útil para el PP y el utópico para Rosa Díez”. Así de tajante, así de directo. Me pregunto qué pensarán los periodistas honestos que trabajen en ese diario, los lectores de izquierdas que lo lean con el ánimo del contraste, los lectores de derechas con criterio indignados por presuponerles ignorantes, como si no supieran orientar el sentido de su voto; los lectores indecisos, que habrán encontrado un intento a la desesperada por captar su atención desde las páginas de un periódico que creían serio; los analistas que conocen la línea editorial del rotativo y que se han esforzado durante años en destripar los indicios de su pensamiento corporativo; los partidos políticos democráticos excluidos de tan directo mensaje; los lectores que no van a ir a votar o los que van a votar en blanco.

No me lo puedo creer y me duele que haya directores tan despechados que echen por tierra la vocación de independencia de los periodistas que trabajan en los medios de comunicación españoles. Desde la honestidad, fuera de la ideología o del color por el que sientas respeto, admiración o, sin más, debas favores, el titular y el contenido del editorial debería haber sido, más bien, “El Mundo pide que los ciudadanos vayan a votar el domingo con cabeza, corazón, con todas sus fuerzas o como les venga en gana”.

No hay comentarios: