martes, 25 de marzo de 2008

Engullidos


Un amigo, un año, dos. Tres semanas sin contactar, tres llamadas perdidas, cuatro mensajes. Cinco cómplices, cinco excusas, seis meses. Sietemesino, no sé, ocho meses, nueve. Feliz año, buena noche, a ver si nos vemos, siempre, nunca, quizás. Teléfono fijo, teléfono móvil, sueño, insomnio, recuerdo, nostalgia, comunica. No está, no estoy, luego, después, nunca. Lejos, cerca, no puedo, puedes, yo no, entonces, o sea, es que, mira yo, iba a ir, pero no. Cana, arruga, usted, llámame de tú, mejor sentados, un vaso por favor, voy al aseo, ya no meo, orino. Calvo, hemorroides, bostezo, ruido en vez de música, se hace tarde, mejor descansar, 100 veces no, una vez sí, 100 kilómetros por hora, mejor el día, puta noche.

¡Cuánto has cambiado! Pues anda que tú, sólo lo pienso, no lo digo. Fuerzo una sonrisa, palmadita en el hombro, pago yo, no ni hablar, de eso nada, estamos en mi casa, vale cuando vengas a la mía verás, ja, je, ji, jo, ju. Bueno, pues a ver si nos vemos más. Toma mi móvil, mi correo electrónico, mi blog, mi vida y mi sangre. No, haz una perdida y me guardo tus datos, mándame un email y te respondo, pondré un comentario, ya te conozco, la sangre la prefiero en cristal de bohemia. Nadie sabe lo que es un animal social hasta que es engullido por la inconsciencia de un comportamiento al uso en una sociedad de bien.

Saludos cordiales a todos los lectores, como corresponde. Gracias por vuestra atención. Atentamente, un animal…social… ¿sí?, ¡no!
photo by marga ferrer

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Joder! Una semana sin hablar y te pones así

Óscar dijo...

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Las refexiones publicadas en este blog se refieren a escenarios de lo cotidiano escenificados por personajes al uso que reflejan circunstancias, ambientes, vivencias, estereotipos o situaciones visualizadas, o no, por el autor del escrito.

Una semana es muy larga, pero no para romper una amistad. :-)