martes, 22 de abril de 2008

Buenos días


Agua fría. El despertador suena mientras se eriza una piel acostumbrada a recibir jarros de hielo matutinos. Cantar es inútil; la mandíbula está encasquillada. Los pezones, los testículos y el cuero que soporta el mocho de pelo están acartonados. Hay una extremidad que se salva de la quema, nunca peor dicho: la mano derecha, es diestro. Actúa mareando la alcachofa unos segundos, extendiendo champú otros. Quiere alcanzar el récord de ducha doméstica en condiciones básicas, pero sus reflejos están atenazados por el sueño no dormido, lo que incrementa la torpeza de gestos en la escena. Le pican los ojos, por el sueño claro, pero también porque se la ha metido jabón al aclarar la poca espuma fabricada en su cabeza. El despertador sigue sonando, ya queda menos. Cierra el grifo, supone que después saldrá menos fría, cuando tenga que eliminar los restos de gel que extiende por su cuarteado cuerpo con una sola mano, la derecha, que ya se ha dicho. Abre el grifo, ¡joder!, sale más fría. No tiene mucha presión, tardará más en acabar. Por más que sostiene firme el grifo sobre las axilas el jabón no se va, parece que se ha quedado adherido, lo mismo le ocurre en los genitales. El despertador agoniza, los vecinos también. Termina la tortura. ¡Mierda! Se le ha olvidado coger una toalla. Abandona el baño mojado, helado, sin aliento. Atraviesa la habitación, abre la puerta, sale al recibidor y del taquillón coge la dichosa toalla. Se la pone encima como si hubiera llegado hasta allí en patera. El despertador sigue sonando. Corre de nuevo hacia la habitación, resbala con su propio cerco de agua, revienta contra el suelo. Se despierta con el ruido del despertador, veintitrés minutos después. Tirita o tiembla; quizá sea de frío, quizá sea de miedo. La sangre sobre la que chapotea es suya y la sien, también. Duerme, sueña, muere.
photo by somos

4 comentarios:

lore dijo...

Llevo tiempo leyendo tu blog " a la sombra"... Me gusta mucho como escribes. Aunque de esta no he entendido una cosa... ¿Porque no apaga el contestador cuando se levanta? No lo he entendido eso.

De todas formas, me encanta como escribes!

Un saludo

Óscar dijo...

El despertador suena por primera vez mientras se ducha.

Muchas veces ocurre que nos levantamos antes de que se active la alarma y ésta suena a destiempo (cuando preparamos el café, nos duchamos o, lo que es peor para los vecinos, cuando ya nos hemos ido de casa)

Espero haber aclarado tu duda. Gracias por leerme.

Un saludo

lore dijo...

Ah! ah! cierto... No me había dado cuenta!! Tienez razón, había leido yo mal, jejeje

No me des las gracias por leerte... Para mi es un placer

Saludos

lore dijo...

Un par de cositas y por poner un punto gracioso... Esas cosas no pasarían si la ducha te la das por la noche, antes de acostarte y... ¿Por qué no se ducha con agua templadita? Yo es que de pensarlo me da un frío...

En fin, ya paro, que soy una pesada, jejeje