lunes, 21 de abril de 2008

Cementerio de vampiros*


Incapaces en hora. Todos llegan al lugar convenido, a la hora marcada en sus miserias para cumplir funciones sin reflejo de dignidad. Cuando la voz habla, callan sabedores de que una torpeza ridícula puede alejarles de la comuna. Se convierten en vigilantes de sí mismos, de los otros y de nadie en una carrera delatora en pos de obtener el favor del máximo. Ninguno posee conocimientos vertebrados, tampoco han sido educados con perspectiva, no era conveniente que lo hicieran, según la dinámica dictada. Si pensaban podían caer en el absurdo de su analfabetismo impuesto, de su mediocridad consabida y de su infidelidad corpórea.

La farsa funciona hasta que la luz incurre de lleno en una de esas escenas y caen en la cuenta de que su fortaleza débil se resquebraja. Traidores, no hay; la ignorancia como peso específico les sepulta para siempre sin opción a rebatir un porqué inscrito en la memoria de los que sufrieron su desdicha.
photo by somos

*Vampiro: persona codiciosa que se enriquece por malos medios, y como chupando la sangre del pueblo (Diccionario de la Lengua Española)

No hay comentarios: