jueves, 3 de abril de 2008

El tratamiento


Quedaron todas en el mismo punto y a la misma hora tras haber sincronizado sus relojes una vez arrancadas del hogar. Entraron en la balsa que las acogería como llegaron al mundo; les esperaba un tratamiento a base de barnices oleicos procedentes del olivo centenario español. Ninguna lucía el semblante propio de quien puede pasar a mejor vida, todo lo contrario. Desfilaron sus arrugas, sus voluptuosas e irregulares formas, su moreno de dos días y unos cuantos granos tuberculosos dispuestas en el orden marcado por su llegada. Se sometieron a una larga operación revitalizadora hasta que desaparecieron las marcas de vida definidoras de tan peculiar morfología. Un poco de yema de huevo sirvió de ungüento milagroso, enriquecedor de un cutis seco de origen, nuevo y limoso en su estreno. La campana, encendida para la ocasión, tragó los llantos de su agonía. Ninguna pudo haber imaginado un destino tan cruel.

Aquí tienen, tortilla de patata al punto. Que aproveche.
photo by somos

No hay comentarios: