martes, 8 de abril de 2008

Periódicos light


Cada vez recibimos menos contenido útil de los medios de comunicación. La agenda setting que plantean es raquítica y se ha escorado en exceso hacia las pretensiones de una agenda política acomodada en la espectacularización de sus gestos. Los informadores, lastrados a su vez por unas líneas editoriales serviles, actúan de meros peones olvidadizos respecto a la función que les correspondería cumplir. En las últimas semanas, hemos asistido a una cumbre franco-inglesa cuya foto finish nos ofreció una previa del partido de Champions League entre el Arsenal y el Liverpool al posar Sarkozy y Brown en su comparecencia ante los medios con el entrenador de los gunners; la cumbre de Hungría de la OTAN ha servido para que veamos a Zapatero sentado leyendo sin leer mientras Bush departía con sus colegas de ideario en un receso; un presidente autonómico del PP viaja a entregar un seudopremio a Sarkozy con el pretexto de tener una foto con el ídolo rosa del conservadurismo en Europa; los inicios de la actividad parlamentaria en España se circunscriben a los dimes, diretes, tramas, favores de última hora, nombres, quinielas y barajas sin cortar hasta que PP, PSOE, socios y no socios de Gobierno acuerden los cromos de la nueva legislatura.

Hitos que han sido noticia de portada sucesivamente en el último mes sin reflexionar en el contenido de unas citas que, sobre el papel, tendrían que haber sido titular por circunstancias bien distintas, con más profundidad de miras, desde el análisis periodístico riguroso más allá de la anécdota del corazón. Un mes en el que nos hemos olvidado ya de la situación en Kosovo, de Obama y de Hillary; de Zimbabue, de las FARC, de Hugo Chávez, del rey, de Irak, de la franja de Gaza, del repunte del Euribor, de los precios de la gasolina, del paro, de la recesión yanqui, de las cuestiones machacadas por los partidos políticos durante la campaña y de las vacas locas. Bueno, de la encefalopatía espongiforme bovina hemos vuelto a tener noticias porque, lamentablemente, ha habido dos fallecidos; si no, lo lógico es que al no aparecer el problema en los medios, éste ni existiera. ¿Se acuerdan de la gripe aviar? Pues eso.

En definitiva, coger un periódico hoy en día sirve para adelgazar. Contenidos light, bajos en compromiso social, carentes de peso informativo, vacíos de reflexión, con líneas editoriales poco indigestas para los amos que las sustentan y sin colesterol.
photo by somos

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué buenísimo y cuánta razón tienes!!!

Con razón estoy engordando, porque últimamente leo otras cosas!! ajajajajajaja

Besos a la guapísima de la casa
nuria

Óscar dijo...

Pues nada, a hacer la dieta del rico contenido alto en documentación, contraste, discordancia y elaboración.