jueves, 24 de abril de 2008

Privado


Softjazz. Cubitera glasé sudando exquisitez. Exquisito el momento. Reconstrucción, análisis y parodia de los problemas cotidianos. Ambiente rosa con cubiertos relavados en un lavavajillas industrial sin aliento o, mejor dicho, con el vaho del trabajo bien hecho. Trato amable, muy amable, porcentualmente hablando según el valor de la reserva. La botella es estirada, más propia de bebidas espirituosas con una gradación superior a la demandada. Una mesa cercana emite conversaciones predeterminadas en estéreo, al compás de un ligoteo estéril; otra, habla con la sabiduría de la madurez sentimental asentada en la educación del saber vivir, bien. El cava es catalán, en Valencia, al pedirlo no se han tenido en cuenta lobbies de consumo absurdos impulsados por prejuicios. Estamos en un privado, en un momento personal de los que se consideran homenaje. Es un privado, en nuestro privado. Privat Laietà. Salud.

P.D.: Cualquier parecido con un mensaje publicitario es pura coincidencia; con la realidad, también.
photo by somos

2 comentarios:

lore dijo...

Pues no habría estado mal que hubiera más que coincidencia al parecerse a la realidad, no crees? Todos deberíamos tener nuestros momentos "privados" mucho más a menudo. Hablo por mí, claro...

Saludos

Anónimo dijo...

Todos, ninguno, siempre. ¿No perdería su condición de privado lo desvelado?

Saludos.

Óscar Delgado