viernes, 2 de mayo de 2008

Aceites


Parece que, como otras crisis alimentarias, la del aceite de girasol ya ha pasado al olvido. El elemento nocivo que atemorizó a la sociedad española consumidora de ese tipo de líquido parece haberse esfumado, se ha quemado en su propia balsa mediática. Como siempre, las portadas de los rotativos lucieron tipografía al respecto del tema de moda durante esos dos o tres días que una noticia no deja de serlo o es lo suficientemente rentable como para darle esa entidad. A pesar de los ‘esfuerzos informativos’, ya ha pasado una semana y yo sigo sin saber qué botellas de marcas blancas eran las que contenían el aceite contaminado.

Los medios de comunicación informan a medias siempre que el afectado por el contenido de sus columnas es algún empresario o político de los intocables. No nos cuesta mucho pensar, pues, que los aceites de marras se vendieran en El Corte Inglés, en Carrefour o en algún centro comercial propiedad de un amigo del Gobierno o, indirectamente, del presidente de ése o de aquel grupo de comunicación. Nadie sabe dónde está el aceite maldito pero, a buen seguro, una amplia mayoría lo terminaríamos probando sin enterarnos. En casa yo sólo utilizo el de oliva pero cuando salgo a comer por ahí, desconozco si el aceite con el que cocinan los platos que pido es de una u otra tipología. No estaría de más que se aprobara una normativa por la cual el consumidor en locales públicos conociera el aceite utilizado para freír el filete o el pescado del día que demanda. En Grecia, donde siempre están un escaño por debajo de nosotros, ya lo hacen en la mayor parte de establecimientos de restauración.

La oscuridad informativa, el eclipse de contenidos sombreados por la mano que mece el dinero de los que ostentan el poder, es una merma histórica a los intereses verdaderamente lícitos de unos ciudadanos carentes de la verdad por sistema a los que se obliga a salir a la calle con el sesgo del parche en el ojo o de las mentiras contadas a medias.
photo by marga ferrer

No hay comentarios: