jueves, 1 de mayo de 2008

Bocazas


“Persona que habla más de lo que aconseja la discreción”. Últimamente me enfrento en numerosas ocasiones a posturas ajenas a mi forma de pensar. No, no digo que sea extraño, es más bien lógico. Pero el matiz que incorporo es que esos criterios que me abordan lo hacen con el desprecio al mío o sin la oportunidad de emitir juicio de valor alguno. Determinados individuos, poco acostumbrados a documentar sus verborreas, aprovechan la ocasión que les concede tener voz ante un auditorio para exponer argumentos que, sin detenerse a preguntar, dan por hecho que coinciden con el de los allí presentes. Argumentarios heredados de sus mentores espirituales circulan por su cabeza con la necesidad de ser escupidos como un virus contagioso. Por suerte, algunos están inmunizados ante ese tipo de imposiciones chabacanas, maleducadas y despectivas. Nadie puede dar por supuesto que su interlocutor sea de una ideología u otra, que esté a favor o en contra del tema de actualidad, o que sea o no sea religioso, político o apolítico.

Lo difícil es plantarles cara, precisamente porque aprovechan momentos de indefensión o circunstancias en las que la educación del que sufre similar atentado contra su libertad de expresión, opinión o criterio actúa con el autocontrol del silencio para evitar sonrojar al osado en plaza pública. No me gusta que me parafraseen argumentos falaces que nunca he dicho o ni siquiera opinado; no me gusta que lo haga el desconocido con palabras de hojalata; no me gusta hablar por hablar, ni que hablen por hablar delante de mí con la licencia del demagogo que se apropia de mis ideas sin tenerlas ni siquiera en cuenta.
photo by somos

3 comentarios:

Celuloidítico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Celuloidítico dijo...

Hola compañero. Daba una vuelta por 'blogger' por cuestiones profesionales y se me ha ocurrido visitarte. Profesionales, sí, ya te contaré más despacio. Quizás mientras degustamos un 'bullit de peix' divisando Es Vedrà. Ya sabes, nuestro amigo Marcos nos espera. Un abrazo desde Alicante.

Anónimo dijo...

me alegra encontrate por aquí, ya me contarás esas novedades en el paraje propuesto. a ver si no dejamos pasar mucho tiempo . ¡un abrazo!