lunes, 26 de mayo de 2008

Desde la calma


Vine del norte buscando… Así comienza una canción de Ismael Serrano que me ha venido a la cabeza con el pretexto de plantear un balance singular de algunos días pasados y de los que quedan por venir. De Madrid a Castilla y de la tierra de Colinas al Mediterráneo, ese mar acogedor por definición, calmo, melancólico, emprendedor.

Escribo estrofas de vida apocopadas, estrechas, finas y sinceras como aquel guiño a tiempo, esa cerveza de amigos o los chopos jugando a blanco y verde al compás de una ventolera de vida.

Vivo y me gusta; crezco y no me da miedo, tengo un retrovisor grande que me permite recuperar con alivio los tiempos que soñé y los que aún me quedan por relatar. Creo que la clave de la vida reside, precisamente, ahí; en saber desgranar una playa de vivencias con la paciencia del buscador de oro.
photo by somos

1 comentario:

maRia dijo...

Precioso texto. Tiene toda la pinta de ser al menos una de las claves más interesantes de la vida, sí.