martes, 27 de mayo de 2008

Perrea, TVE, perrea


No iba a escucharlo nunca, pero mis oídos lo registraron hasta la saciedad; no iba a verlo nunca, pero compré un cupón; no iba a rozar el festival de Eurovisión, pero mis ojos miraron a una de las miles de teles encendidas el sábado; no iba a escribir sobre él, pero es inevitable al ser el programa más visto de la televisión en España en los últimos ocho años; más de 13 millones de espectadores vieron la actuación del Chikilicuatre y una media superior a 8 millones siguió la gala de los frikis europeos. Si el proceso de elección del susodicho ya fue un éxito de participación y la confirmación del mal gusto de la masa española (véase el ejemplo de la letra del himno patrio), la puesta en escena ante millones de espectadores y su imposición a los que ‘nunca quisieron oiga’ ha sido el cenit de la horterada más grande retransmitida por la televisión pública y del aplauso de su audiencia.

En la segunda edición del telediario de TVE emitido ayer se jactaron del logro como si hubieran contribuido con ello a los valores de servicio público que se le tendría que presuponer al ente y subrayaron ese aspecto en una noticia posterior sobre colas con la que afirmaban que seguirían por esta línea de SP desbocado. Preocupados nos quedamos, aunque no sorprendidos. Hay mucho talento musical y creativo en este país, pero es mejor postergarlo a la franja horaria en el que la masa duerme para que lo escuche siempre esa minoría con la que se justifica que es un nicho para minorías. ¿Han probado a poner las actuaciones de Radio 3 en franja prime time?, ¿no podía representar a España un grupo de jóvenes talentos?, ¿les mermaría mucha audiencia?, ¿les arrebataría Antena 3 el segundo puesto de las teles más vistas?, ¿no es una televisión pública?, ¿no le debería dar igual si lo que defiende sobre el papel es la calidad de un servicio público bien ofrecido?, ¿no es la versión más chabacana de la BBC?

Chiki, chiki, perrea, TVE, perrea; que la vida seguirá igual.
photo by somos

6 comentarios:

maRia dijo...

A ver.
No debemos confundir vino con Don Simón.
La gente que se indigna con lo que se ha enviado a "representar a España" a Eurovisión, probablemente NO es seguidora del festival, (yo sí, tengo mi ramalazo friki, qué pasha), y no tiene ni idea de lo que va el tema.

Ningún artista que se precie iría a un evento como ese.
Ningún artista que se precie tendría garantía alguna de que se le fuera a apreciar.

Por ejemplo, el caso de UK, país exportador máximo de música "de calidad" en las últimas décadas, e incluso ahora, que nunca consigue ni un buen puesto, al menos desde que el señor Richard cantara aquello de Congratulations, cuando Salomé meneaba su vestido de flecos.

Nadie se toma en serio un festival,(de la canción?JUAS), dónde la gente se vota, y siempre se ha votado por afinidad política, geográfica etc. Cualquier seguidor habitual del certamen sabe de qué va.

Ahora te diré tres cosas que sí me avergonzaron, y que sí dan una imagen mucho más patética de este país, que el envío de un actor a hacer burla de todo.

1. Precisamente que un comentarista pueda predecir uno por uno a dónde irán los votos de cada país.

2. Que la imagen representativa que hayan elegido en Serbia para introducir el "tema" español haya sido la de un torero.

3. Que de 43 países cuyos portavoces dieron resultados, sólo la española la cagara saludando con un "GOod Night, Serbia", que parecía que se iba a la cama, en vez de estar a punto de presentar las votaciones de España.

Siempre dejando el listón alto, vamos.
No hay una santa persona en TVE que hable inglés bien al menos a NIVEL SALUDO?

:)

Óscar dijo...

He utilizado el festival como crítica a la filosofía de trabajo de TVE, demasiado supedidata a la tarta de las audiencias que debería preocupar más a las privadas que a una televisión con vocación de servicio público.

Respeto el furor que pueda despertar el festival en la audiencia pero me avergüenzo, como tú de la imagen del toro para introducir a nuestro representante, de que la televisión pública no aproveche hitos como éste para apostar por nuevas fórmulas en la parrilla del prime time.

Saludos

maRia dijo...

Nunca he entendido la filosofía de TVE. Ya ni la cuestiono.
Siemplemente no la miro.
Tiene guasa que haya sido gracias a la Sexta que la haya puesto.

sergio dijo...

Hola,quizas sea esta television el reflejo de los españoles

Óscar dijo...

Sergio, la televisión tiene todo el poder del mundo para configurar el estilo de la audiencia, incluso el de los españoles. Está en su mano.

AdR dijo...

Esta vez, y de nuevo, me alegro de que no hayamos llegado alto, a nada, en esta pantomima de "concurso"