miércoles, 18 de junio de 2008

A bailar con Italia


Hace 14 años Tassoti le rompió la nariz a Luis Enrique en el área y el árbtiro no pitó nada. Hace 14 años Caminero marcó el gol que abrió la esperanza de la afición española por pasar de los malditos cuartos de final. Hace 14 años Salinas, con empate a uno en el marcador y solo ante el portero, falló lo que no falla un delantero italiano. Hace 14 años Roberto Baggio burló a Zubizarreta y marcó el 2 a 1 definitivo que llevó en volandas a Italia a las semifinales y, de ahí, a la final del mundial de Estados Unidos 1994. Luego la perdió, en los penaltis, frente al Brasil de Romario y Bebeto.

A España le vuelve a tocar bailar con Italia, le vuelve a tocar luchar contra la ley del mínimo esfuerzo, la racanería, el fútbol vago, la marrullería y la suerte. Casillas contra Buffon, Torres contra Toni, Villa contra Cassano, Xavi contra De Rossi, Sergio Ramos contra Sergio Ramos… Infunde respeto, pesadilla y miedo porque estamos acostumbrados a jugar como nadie y a perder como siempre. Pero no tenemos el saber estar internacional como para afrontar una eliminatoria de la categoría de los cuartos de final de la Eurocopa 2008 con la tranquilidad de los deberes hechos, de la calidad futbolística o de la experiencia internacional que por separado tienen nuestros jugadores. Es Italia, es una eliminatoria y a España le temblarán las piernas.

No quiero ser pesimista pero desde que tengo uso de razón o recuerdo la andadura de la selección española en las competiciones continentales siempre ha habido motivos para serlo. En México 86 caímos en cuartos de final frente a Bélgica (en los penaltis, el último lo falló el asturiano Eloy); en Italia 90, en octavos de final contra Yugoslavia (no supimos colocar las barreras en las faltas); en Estados Unidos 94 nos eliminó, como se ha dicho, Italia; en Inglaterra 96 caímos de manera injusta frente a los anfitriones; en Francia 98 no pasamos ni de la primera ronda; en Bélgica y Holanda 2000 el penalti fallado por Raúl contra Francia nos mandó de regreso a casa; en Corea y Japón 2002 teníamos todo a favor pero un árbitro casero se interpuso en el camino hacia la gloria y nos eliminó frente al anfitrión en cuartos de final; en Portugal 2004 no pasamos de primera ronda; en Alemania 2006 los octavos de final y Francia nos quitaron de cuajo la euforia tras una primera fase extraordinaria.

En 2008…

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por remarcar lo del asturiano Eloy... y ya verás cómo la historia cambia... acaso ¿no ha subido el Sporting a Primera División?
El día veintidos Italia dice adiós

Anónimo dijo...

No estoy nada de acuerdo con tu post, Oscarín.
Creo que aquel partido de EEUU en 1994 fue un partido y punto. La mayoría de los jugadores que se enfrentarán a Italia el domingo tenían entonces 11-12-13 años.
Además, aquella Italia era un buen equipo. Esta Italia es una banda. Sólo nos superan en el portero y el balón parado. En lo demás, no son nadie.
Así que menos temores y pensemos que es sólo un partido de fútbol en el que ganará el mejor, que será España. Y fácil. Yo ni siquiera voy a ver el partido porque estaré de viaje, pero es que tengo clarísimo que va a ganar España.
SALUD!

David.

Óscar dijo...

Los jugadores españoles son meros comparsas de una tradición lastrada por la mala suerte y el desencuentro futbolístico.

Italia presume de todo lo contrario, por eso tiene las de ganar. Es la vigente campeona del mundo y lo fue con el mismo bloque que el domingo se enfrentará a España. Nosotros nunca hemos pasado de cuartos de final desde Francia 1984, no es nada descabellado pensar, pues, que la derrota sea casi un hecho.

Aplaudo tu optimismo, el mismo que yo lucí en los 21 años que han precedido a esta cita. Me cansé de serlo y creo que hice bien. Yo lo veré, pero sin la tensión del qué ocurrirá.

Es una historia con el final escrito de antemano, una narración sin intriga.

Saludos cordiales,

Óscar

Anónimo dijo...

Portugal es a España lo que Italia a Alemania.

Anónimo dijo...

Portugal es a España lo que Italia a Alemania.

AdR dijo...

A bailar con la más fea, otra vez...

Anónimo dijo...

Pero bueno, Oscarín y Anonimillos ¿Qué leches importa que sea "la vigente cempeona del mundo?
¿Dónde está la vigente finalista? En casa.
¿Y la vigente campeona de Europa? En casa.
Eso no quiere decir nada. Dos años en fútbol es una eternidad. (preguntadle a Ronaldinho). No digamos dos años más en las piernas de Cassano, Del Piero y demás morralla azzurra.
Tenemos que confiar en nuestros jugadores, que son de una generación (los Alonso, Gasol, Nadal...) de ganadores, no como otros. Confiar en la clase de Silva o Cazorla, que serían capitanes generales en Italia donde nos venden como maravillas a De Rossi o Aquilani. Auténticos jugadorcillos de medio pelo. Trazo gureso. Brocha gorda. El mismo Pirlo, un jugador de clase pero tan fácil de anular como una mosca.
VAMOS HOMBRE!!! España es superior a Italia en todo, le hemos adelantado como país hace años: no tenemos la basura en la calle de nuestras ciudades, no tenemos un presidente filofascista, no tenemos una justicia "calabresa".
BESOS

David.

Óscar dijo...

Estoy de acuerdo contigo y creo que tú conmigo desde el principio, nunca he dejado de estarlo, lo que me da rabia es que, a pesar de todas esas ventajas puestas sobre la mesa, Italia sigue siendo Italia, con su suerte, malas artes y experiencia en pasar eliminatorias con brocha gorda.
Ojalá ganemos, claro.