miércoles, 2 de julio de 2008

El sentido de la vida (mediática)


El rey felicita a Cuatro por el trabajo bien hecho en la Eurocopa 2008 y Marca y La Sexta se tragan sus palabras sobre la mala cobertura periodística demostrada por la cadena del Grupo Prisa. Mientras, el escaparate de TVE, patrocinadora de la selección española pero ajena a los derechos de retransmisión, cumple con conexiones en directo en los telediarios, ensombrecidas siempre por el ciprés de las motos, mundial que sólo interesa en España y en Italia y al que dan máxima prioridad por encima de Nadal, Alonso, Gasol y de todas aquellas disciplinas más populares que no son objeto casi de mención porque los derechos los ostentan otros. No es de extrañar, pues, que las cadenas privadas y el resto de medios dependientes de los grandes grupos de comunicación españoles se arrojen improperios cada dos por tres, a tenor del ejemplo que profiere la que a priori debería ser garante de salvaguardar el interés general, satisfacer el perfil de servicio público y dejar en un segundo plano los intereses economicistas que proyecta.

Cuatro no hace bien su trabajo porque tiene los derechos en exclusiva y a la competencia le entra un ataque de cuernos; Marca y La Sexta desinforman de acontecimientos multitudinarios como la concentración de miles de personas en la plaza de Colón porque los ha reunido Cuatro y no ellos; la cadena del Grupo Prisa no incluye al diario Marca (el de mayor difusión en España) en su repaso por los titulares de las cabeceras más importantes porque sus páginas recogen descalificaciones contra su trabajo y obvian publicitarles; para la SER y Cuatro sólo existe el diario AS (Grupo Prisa) y los diarios deportivos catalanes, que no son competencia para el primero; Cuatro repasa cabeceras nacionales e incluye a El País, El Mundo (sin mentar su nombre) y a ABC (para justificar una pluralidad mal ensayada); Antena 3, ajena a todo el ruido mediático, da una lección a todos al informar, independientemente de que Cuatro sea la organizadora, de las concentraciones multitudinarias en Colón con motivo de los partidos de la selección española de fútbol…

Los medios de comunicación en España se olvidan de que la prioridad que deben asumir es la de informar, después manipular y, por último, faltar el respeto a sus ‘compañeros’ de faena. Afortunadamente, muchos telespectadores no son nada corporativistas, zapean, leen, cambian de cabecera, de dial, emiten juicios de valor, recogen opiniones ajenas, comparten experiencias y se dan cuenta de que por mucho que traten de esconderse entre unos medios de comunicación y otros los logros de nuestros deportistas, de la gente anónima que sale a la calle y celebra sus triunfos, del trabajo bien o mal hecho, de los focos oscurecidos por la censura, de la manipulación burda, de la desinformación o del insulto, ellos siempre detectan la verdad.
photo by somos

No hay comentarios: