jueves, 17 de julio de 2008

Huelga de hambre


Tengo el estómago escurrido, como si no hubiera comido en días. La acidez de estar en ayunas toda la noche me oprime por dentro, es como si estuviera hueco, pesara diez kilos menos o tuviera que sacar de las tiras de Astérix un jabalí al horno para recomponer mi estado habitual. Pero apetito no tengo, el justo para comer un yogur. Sé que en un par de horas la sensación será distinta y eso me tranquiliza. Sobre este fondo, leo los titulares de la prensa nacional y me cuesta encontrar la nueva huelga de hambre del etarra De Juana Chaos, la crisis económica salpica todas las portadas. La premisa para castigar al Gobierno ha dejado de ser ETA, ahora toca erosionar la credibilidad del Ejecutivo como manda el argumentario de la oposición: la inacción de Zapatero para atajar lo que él se empeña en denominar de cualquier manera menos crisis.

¿Cómo serían las portadas hace un año bajo unas circunstancias similares? Estoy convencido de que De Juana Chaos abriría desayunos informativos, cabeceras a sueldo, websites sin línea editorial propia, tertulias compradas a golpe de ignorancia, libelos falaces incrustados en parabrisas, titulares vastos reproducidos por la masa inerte… Hoy no toca porque ya no se desgasta al Gobierno con ETA, se ha puesto de moda ir de la mano para convencer al electorado discordante de que la oposición ha virado hacia una postura de centro, como manda el ideario del último cónclave popular.

Sería preferible que cada partido bregara sus vergüenzas con más disimulo, sin tanta luz y taquígrafos, sin la contrapartida del impongo argumentarios a cada cabecera en función de cómo se porta conmigo. Es indecente el dirigismo de la prensa nacional hacia una agenda-setting incómoda de masticar, incapaz de ser digerida, mal hecha y sin los aditamentos necesarios para saborearla de forma adecuada. Con este menú, ¿cómo no voy a tener acidez estomacal?
photo by somos

1 comentario:

Anónimo dijo...

desde luego yo no soy nadie para opinar sobre este escrito, ya que yo de política estoy muy verde. pero seguro que se merece más de una opinión profesional.De esto sí estoy segura.
un besazo.muuuuaaak.la jaly.