domingo, 20 de julio de 2008

La cajita


No era fuerte, tampoco estaba protegida, ni vigilada, ni siquiera ocupaba un lugar privilegiado en la casa. No tenía voz, ni voto, sólo abría y cerraba su boca para recibir el sustento que la alimentaba o para regalar estampas de alegría. Dormía con los ojos entreabiertos, a la espera de ser requerida por ella, él o ellas. Se adhería a los horarios de cada uno de los componentes de la familia sin recelo, unas veces con una sonrisa más espléndida, otras, menos generosa.

El paso del tiempo la desmejoró un poco, aunque no supuso óbice alguno para cumplir su misión con eficacia. Era menuda y tenía la piel dura, fría, brillante, seca. Veía la tele siempre apagada a no ser que alguien, después de acariciarla, se sentara a su lado para hacerla compañía, con el fútbol o la telenovela de fondo, eso daba igual.

La cajita de la confianza hoy dormita en el cajón de los recuerdos de una casa sin ladrones. El dinero que guardaba celosamente fue gastado siempre con la cautela del que sabe distinguir entre abundancia y penuria. En un futuro será el mejor de los regalos para quien cada vez que cuenta su historia se le abrillantan los ojos.
photo by somos

5 comentarios:

Anónimo dijo...

creo kikante, que en todas o casi todas las casas existe una cajita mas o menos como tu has descrito.. yo, por ejemplo, tengo una desde hace unos...25 años!! mira si era aún pequeña,que dormita en lo alto de una de las estanterias de fotos de comunión,libros leídos y por leer,figuritas nuevas y antiguas... en fín y allí está.. adornada con dibujitos, cerrada con celo porque se le perdió hace tiempo la llavecita de plástico que tenía.. y llena de cosas del pasado como purpurinas,cromos,moneditas,...paraque veas kikante.. y allí espera,.. a que sea tenida en cuenta y a que sea abierta de vez en cuando....,cosa que hago. :)
muak.

AdR dijo...

En la casa de mi madre no hay una caja como la que describes, pero sí un joyero, y en él se han guardado montones de cosas pequeñas. Yo todavía tengo que hacerme con una caja para mí. Ya sabes que la que compré, la que adorna el blog, la regalé :)

Abrazos

Óscar dijo...

Anónimo jaly: gracias por ser la lectora más fiel. Nunca dejes de mimar esa cajita que tantos recuerdos va a reconstruir a lo largo de tu vida.

Adr: ¿por qué no una mención relatada de ese joyero en Scriptoria? :-)

AdR dijo...

Ya hay una historia :) En un lateral hay unos links bajo el título La Caja de Cuentos :)

Abrazos

Óscar dijo...

Gracias por la información. Iré, pues, a por ella.

Saludos