miércoles, 30 de julio de 2008

Lomografía sorpresa


Hubo un día lejano, allá por 1997, que David Barreiro me recomendó la lectura de un tocayo suyo apellidado Trueba. En otra ocasión, como ya se dijo en esta bitácora, me invitó a descubrir la versión de Juan José Millás como columnista de viernes en ‘El País’. Recientemente, he ido conociendo su producción literaria extraoficial y la oficial, esto es, la publicada con motivo de la obtención del Premio de Narrativa Joven Asturias 2007 por sus Relatos Posindustriales. Hoy, David lleva el destino, junto a la artista Olaya Pazos, de Estudio Duermevela, una nueva forma de entender la relación entre el que tiene una idea brillante y no sabe qué hacer con ella y los que la embellecen hasta convertirla en un producto atractivo para el público al que va dirigido.

No hace mucho que el dúo Duermevela visitó Casa Somos dejando el rastro de un vendaval recreado bajo la forma de un post en el presente blog. En aquel encuentro, tuve la oportunidad de conocer de primera mano el funcionamiento de una cámara distinta a las convencionales, relacionada con la lomografía. Holga era su marca, rudimentaria en las formas, primitiva en su uso, divertida en las perspectivas coloridas que abría. Un nuevo descubrimiento, pues, llegado de manos de la misma fuente de conocimiento, aderezado por las de una artista atrevida que ha decidido acompañar al señor Barreiro en su discurrir por los caminos de la creatividad.

Desde esta misma tarde, el descubrimiento se ha convertido en objeto real, palpable, utilizable por unas manos hambrientas de toquetear los botones de plástico de sueños en papel cliché. Gracias Duermevela. Los detalles nacen en un post, crecen en el camino hasta Somos y se reproducen con lomografía.
photo by somos

2 comentarios:

Duermevela dijo...

Quedan pendientes para el próximo encuentro, 30 minutos de 2.0 y 30 minutos de lomografía...
Besos duermevelianos desde lejos pero cerca.
;)

Somos dijo...

Tan lejos, tan cerca. Sabrosas conversaciones serán, seguro.

Con gatos, sin ellos, con música, sin ella, con cerveza, sin ella, con cena, o sin haberla pedido.

Disfrutad.