martes, 8 de julio de 2008

Pajín y de Cospedal


Leire Pajín es la nueva secretaria de Organización del PSOE y María Dolores de Cospedal es la número dos del PP. Quizá el primer nombramiento haya sido consecuencia del segundo, si atendemos al orden cronológico en como se han sucedido. Mariano Rajoy utilizó el 16º cónclave de su partido celebrado en Valencia para anudar la confianza desgastada del ala más conservadora del partido con decisiones salomónicas como la de reforzar su ejecutiva con caras nuevas, adaptadas al perfil de vida del siglo XXI, con fuerte presencia de la mujer en una cúpula que tradicionalmente había tenido un marcado carácter machista. Por su parte, José Luis Rodríguez Zapatero desde el Gobierno había sido el artífice de una apuesta sin precedentes por la igualdad, creando una cartera ministerial del área, nombrando a más ministras que ministros y aprobando textos legales como la ley de matrimonio homosexual. Avances sociales que no habían sido plasmados de forma paralela en las jerarquías internas de un partido cuya estructura ejecutiva seguía apostando por los barones masculinos en los puestos más relevantes.

Digo, pues, que quizá el nombramiento de Cospedal como número dos del PP unos días antes de la celebración del 37 Congreso del PSOE pudiera haber condicionado el acceso de Pajín a la primera línea decisoria de su partido. De fondo, la situación por la que atraviesa la federación socialista valenciana, a la que pertenece la alicantina, en permanente crisis de identidad desde que Joan Lerma, allá por 1995, dejara la presidencia de la Generalitat Valenciana en manos de Eduardo Zaplana, hoy ejecutivo de altos vuelos en la compañía Telefónica. La también secretaria de Estado de Cooperación deberá, por tanto, vestirse de neutralidad para arbitrar el cónclave que los socialistas valencianos celebrarán el próximo mes de septiembre y ejercer de secretaria de Organización del partido en el Gobierno.

De Cospedal y Pajín, Pajín y de Cospedal, dos buenas noticias para los ciudadanos votantes de uno y otro partido mayoritario. Quedaba muy rancio que Acebes, Zaplana, Rajoy, Aznar… siguieran llevando las riendas del PP sin presencia de mujer solvente alguna; y que Chaves, Zapatero, Blanco, Alonso, Rubalcaba… no dejaran un hueco para la igualdad en la organización interna de un partido que ha tardado en reflejar lo que sí que había puesto en práctica en el Gobierno desde que Zapatero accedió a La Moncloa en 2004.

1 comentario:

Anónimo dijo...

viva la igualdad!!!:)
la jaly.muak.