lunes, 7 de julio de 2008

Vendaval duermevela


Me había prometido no utilizar en mis escritos la palabra duermevela, por aquello de no mermar exclusividad a la nomenclatura de un estudio creativo compuesto por dos personas muy especiales. Rompo la promesa después de haber sentido de cerca durante dos días el empuje de un vendaval que dejó a su marcha sonido de campanillas, voces alegres, susurros melancólicos, recuerdos construidos a medias, sorpresas agradables, compartimentos de amistad, vibraciones rescatadas de un tiempo lejano, cumpleaños, sinceridad y energía.

Desde el viernes noche, Casa Somos registró en el aparato irracional que capta los movimientos sismográficos de sus cimientos briznas convertidas en poso (para David) de conexión: Estudio Duermevela, David, Olaya, Barreiro, Pazos, Relatos posindustriales, Chez Flor, Delichanson, 31, Misha, burbujas de jabón, mini, cerveza, cerveza, cerveza, cava, pedir sin pedir, 4 de la madrugada, 22 de septiembre, 29 de mayo, rock in rio, bar, hielos mojados, dibujo, veladas desveladas, gordo, flaco, clara, libro de visitas, ¡sois una canción 7!, Asturias, Ibiza, paella, click, lomografía, colorines, beso, abrazo, lágrima, plof.

Duermevela, estado de ánimo en el que uno cree haber contado ovejitas durante una visita fugaz, intensa, plena. Duermevela, un vendaval que asoló Somos el primer fin de semana de julio de 2008.
photo by somos

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Este post tengo que imprimirlo y plastificarlo.
Fue un placer mutuo. Vendaval de doble dirección.
Un abrazote,

D.

Anónimo dijo...

Que alegría da tanta felicidad.....
la jaly..... muak.

Anónimo dijo...

Oscarín, eres increible;como escritor y a lo que percibo mucho más como amigo.
Gracias por hacer un tratado tan parco pero tan intenso del culto a la amistad.
Yo también lo voy a enmarcar. Quizá nos sirva de referencia a los de ésta edad ya tardía.
Un asturianu ranciu y sentimentalón.

Óscar dijo...

D.: Yo tengo un libro de visitas que enmarca otras letras y números con un fondo genial...

Asturianu: gracias, gran combinación la de ranciu y sentimentalón.
La amistad, si es sincera, permite que las palabras fluyan a borbotones para describirla.

Saludos,
Óscar

Óscar dijo...

Jaly: es que cuando hay motivos para sonreir, da gusto hacerlo a carcajada, a corazón abierto, con esa felicidad que apuntas.

Anónimo dijo...

Y yo en un bautizo siendo agnóstico casi ateo

Anónimo dijo...

De Cuba a Valencia, un salto...