viernes, 1 de agosto de 2008

Blog del siglo XX


Cuando Josep Pla escribió sus dietarios nunca podría haber imaginado la revolución tecnológica que sobrevendría en el siglo que no le tocaría vivir. Analista del detalle, observador escrupuloso, maniático de la costumbre, irónico del acontecer, paisano de sus gentes, descriptor exquisito, Pla luce en Cuaderno Gris de manejo del lenguaje y de entrega vital al servicio de los ojos privilegiados que acceden a la lectura de un blog del siglo XX.

Las actuales bitácoras que se precian de dar cuenta de cotidianeidades encontrarían en el maestro catalán una buena referencia donde abastecerse de recursos descriptivos. Cuaderno Gris es un paseo que Pla emprende por la comarca que le vio nacer en el Empordà (Llofriu, Palafrugell, Calella…), por la Barcelona de primeros del siglo anterior y por la idiosincrasia catalana de una época lejana en el calendario pero común a las costumbres, folklore y tradición heredada de entonces. Precisamente, el mérito de unos escritos como los que presenta Pla en su dietario estriba en la actualidad que mantienen vigente 100 años después. El lector tiene la sensación de recuperar pasajes propios de escenas de la vida rural, de veraneos en la playa, de la urbe. Sensaciones personales elevadas a la categoría de percepción asimilada por un imaginario colectivo estimulado ante tamaña soltura de observación escrita.

Independientemente del estigma político que le hayan colocado, leer un dietario como Cuaderno Gris supone un aprendizaje sobre cómo decir las cosas sin ser engolado en las formas y conseguir transmitir un fondo repleto de sensaciones cotidianas.
photo by somos
PLA, J.: El cuaderno gris, Destino, Colección Ánfora y Delfín, Vol. 833, Barcelona, 2005.

4 comentarios:

Voro dijo...

Hostris, Josep Pla, una de las pocas debilidades de las que me siento orgulloso. El Quadern me lo he leído nás de tres veces, tanto en castellano como en catalán. Es raro que en alguna de las noches estas en el somo's club no te lo haya alabado con devoción etílica. Hasta hace unas semanas estuve leyendo un ensayo suyo sobre un viaje que hizo a Israel en 1958 (muy favorable a la causa sionista, por cierto). En él ya anunciaba la difícil solución del conflicto, y no se ha ido mucho de la previsión.
Bueno, me despido, con una frase de Pla que siempre me ha hecho mucha gracia: "L'amor físic és l'única forma de la fatiga que fa dormir. Dormir és importantíssim".

Óscar dijo...

Gracias por su visita, señor Contreras. Tomo nota de la referencia y de su afición por este observador sin imitadores.

AdR dijo...

Recuerdo cuando me recomendaste este libro. Lo tengo anotado, que conste, pero aún no lo he comprado, tengo mucho por leer en la estantería aún.

Óscar dijo...

Pues este libro, adr, es propicio para intercalar con la lectura de otro título. Como es un dietario, los pasajes que narra Pla son fácilmente estructurables en una lectura cómoda, para ir saboreando días al ritmo que él los plantea.

Saludos