sábado, 23 de agosto de 2008

Conticinio


Nunca había utilizado esta palabra, pero ya que la he descubierto hoy, qué mejor homenaje que convertirla en protagonista del escrito. Su significado nos conduce al momento de la noche en que reina la tranquilidad hecha silencio, los instantes en que los miedosos encuentran sonidos de ladrones donde hay gatos o vecinos, los cotillas aprovechan para estirar la oreja hasta límites animales, los dormilones duermen sin vacilar y navegan por sueños profundos o pesadillas prietas, los padres con hijos descansan con un ojo abierto y otro cerrado, éstos revolotean con mariposas en su cabeza sobre proyectos, parejas, estudios, amigos o nada, los que trabajan no hablan alto para no desenredar la trama y los bichitos aprovechan para pasear a sus anchas entre papeles, basura, migas y mandos a distancia.

En el silencio de la noche quitan las calles, cada uno queda anclado en reductos de paz incómoda si no gusta, en nichos de soledad o de familiaridad o en acústicas poco saturadas, muy favorables para bailar el insomnio de madrugadas calurosas. No, no es una enfermedad, el conticinio es un momento mágico donde el decibelio es el enemigo público número cero.
photo by somos

3 comentarios:

AdR dijo...

Yo no la suelo usar, y es para dedicarle... incluso una novela.

:)

Anónimo dijo...

no sabía de esta palabra tampoco, pero como tu bién dices su significado trata de un momento mágico. :))) sobretodo para los nocturnos... :))
muak.

Óscar dijo...

Hay muchas palabras por descubrir que son mágicas.

Adr, ya tienes motivos para escribir más de lo que escribes.
:-)

Saludos