domingo, 24 de agosto de 2008

Desintegration


He tardado mucho en encontrar un pretexto para hablar de The Cure. El líder de la banda, Robert Smith, ha decidido limitar a la nada la grabación de videoclips de los nuevos temas que compongan. Aduce motivos relacionados con la escasa presencia de videos musicales en televisión y con la implantación generalizada del uso de las nuevas tecnologías entre sus correligionarios para evitar tener que quedar expuesto a interminables horas de rodaje, caterings de medio pelo y bostezos cotidianos.

Qué mejor pretexto, digo, para hablar de The Cure, ya que tampoco es plan de largar sueltos o reflexiones a diestro y siniestro sin una motivación que ilustre las referencias. Ya que empleo el concepto siniestro, aprovecho también para aseverar que no hay momento más íntimo, oscuro y evocador, salvando distancias depecheras que se abordarán en otra ocasión, que comenzar a escuchar en el orden propuesto el álbum ‘Desintegration’: Plainsong, Pictures of you, Closedown, Love song, Last dance, Lullaby, Fascination street, Prayers for rain, The same deep water as you, Desintegration, Homesign y Untitled. Cada canción se convierte en un pellizco evocador de ratos de libertad, calidad musical en sintonía con la quebradiza voluntad comercial de hoy en día.

Por cierto, ¿alguien le habrá comentado a mister Smith el filón que supone la existencia de Youtube para las apuestas visuales de las bandas musicales?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

seguramente, no lo sabrá no!!
pero a él no le hará falta. verdad?
muak.

AdR dijo...

No creo que Smith quiera caer en las fauces de You Tube... demasiado tarde ya :)

Me voy a poner este disco, que me acuerdo de grandes canciones :)

Abrazos

Óscar dijo...

A The Cure no le hace falta promoción, desde luego.

Adr: que lo disfrutes. Dices que te acuerdas de grandes canciones del disco pero, ¿a qué te conducen?

Saludos
:-)

AdR dijo...

Seguramente, como todos los temas de los grandes grupos, a lugares insospechados :)