domingo, 3 de agosto de 2008

JJOO, intrahistoria


Los Ángeles 84, primera cita olímpica que recuerdo con nitidez. Mis hermanas, mi hermano y yo aprovechábamos el verano para acompañar a mi padre en sus viajes por la península, dado que el resto del año sólo le veíamos los fines de semana. En aquel periodo estival de hace 24 años, ellas fueron con él a Andorra donde, además de comprar numerosos objetos fetiche para todos, regresaron con libretas Enri de color azul de tamaño octavilla convertidas en auténticas, caseras y cariñosas guías del acontecimiento deportivo que comenzaba por aquellas fechas. Tuvieron la paciencia de recortar fotografías, gráficos y dibujos procedentes de periódicos, revistas y suplementos especiales publicados en la época para ilustrar oportunamente cada una de las disciplinas deportivas que previamente habían organizado en las páginas de tan insigne documento.

El bronce de Abascal en los 1.500 metros y, sobre todo, la medalla de plata de la selección española de baloncesto son los recuerdos que se anclaron en mi psique y que ahora recupero con motivo de la inminente celebración de los JJOO de Pekín 2008. Como los horarios de la costa oeste norteamericana diferían en unos cuantos husos respecto a los de la península ibérica, acordé con mi madre, despertadora oficial del reino familiar, que me borrara del sueño para ver en acción a los Solozábal, Corbalán, Jiménez, Arcega, Iturriaga, Fernando Martín, Llorente, De la Cruz y compañía. Desde entonces, cada cuatro años existe un motivo para el análisis personal, la retrospectiva de mi evolución, el hito fidedigno donde recuperar anécdotas, historias y cuentos que son una delicia para el que suscribe, amante de las emociones recuperadas a tiempo y del diálogo con la intrahistoria.

Pekín 2008 llega con otros argumentos, con una inédita elite de deportistas españoles encabezados por Nadal; un basket moderno con Gasol, Rubio, Fernández, López, Garbajosa, Navarro, Calderón…; cronómetros de última generación, weblogs, 3’5G, iPhone, HTC Touch Diamond, GPS universal, Google Earth, Facebook, videollamadas, vuelos baratos, EOS Mark III… Con todo, yo me he reservado una libreta azul donde anotar mis impresiones y un despertador para no perderme los hitos que se celebren en el extremo oriente del globo, a miles de kilómetros de mi ilusión, de mi afición y de mi estación vital con destino a los futuros JJOO que, algún día, llegarán para despedir mi existencia.
photo by somos

No hay comentarios: