domingo, 3 de agosto de 2008

Telespectadores engañados


La pretemporada de fútbol sirve para que los equipos adquieran cierto rodaje de cara al inicio de la competición oficial en innumerables bolos veraniegos. A tenor de lo visto en los últimos días en las principales cadenas de televisión y de lo leído y oído en el resto de medios que acompasan su estrategia manipuladora, la pretemporada también es un ensayo sobre cómo intentar engañar al aficionado. No es que tenga nada contra la emisión de partidos en diferido, lo que me molesta es que, de nuevo, las cadenas que los programan, pretendan asaltar la inteligencia del telespectador al no advertir de la redifusión de ninguna manera, como si en pleno siglo XXI fuera difícil desenmascarar la mentira y conocer que el partido ya se ha disputado o que se está retransmitiendo con media hora de retraso.

Lo más grave es la sintonía de intereses que exhiben el resto de medios de comunicación pertenecientes a los grupos que auspician el engaño. Como ejemplo, recurro, entre muchos, al esperpento de la Emirates Cup emitida por ‘la Sexta’. Durante la tarde del domingo, el Real Madrid disputó su partido frente al Arsenal, programado en la televisión de Mediapro a las 21 horas sin advertir a la audiencia de que el producto que iban a ver sería en diferido. Para más inri, el periódico deportivo del grupo, el diario ‘Marca’, a las 19 horas daba cuenta en su página web, permanentemente actualizada, de una lesión de rodilla del centrocampista holandés del club merengue, Sneijder, sin contextualizar que el problema en la articulación lo padeció en el desarrollo del partido contra el Arsenal. ‘El Mundo’, de la misma colla y a la misma hora, anunciaba en la portada de su web el contratiempo del jugador sin dar cuenta tampoco del resultado. La intención ulterior no era, pues, informar puntualmente de una circunstancia de actualidad, sino esconder a los lectores de la versión ciberespacial del ‘Marca’ y de ‘El Mundo’ que el partido que iban a ver en su hermana ‘la Sexta’ no sería en directo ni, por lo tanto, desvelar el resultado que mermara audiencia en el prime time de la televisión.

Llama la atención el planteamiento infantil de los responsables de estos medios de comunicación. El Real Madrid perdió 1-0 y se conocía a media tarde a través del teletexto de TVE, de la página web del diario ‘AS’, de la de ‘El País’, de la versión ciberespacial de los medios ingleses, de cualquier soporte informativo distinto a los del grupo de ‘la Sexta’. ¿Ridículo o esperpéntico? Si supieran que los telespectadores gozan de cierta inteligencia dejarían de emitir mostrencos, apostarían por la verdad y se dejarían de burdas manipulaciones.

No hay comentarios: