viernes, 12 de septiembre de 2008

Comunica


Llamo y no me contestan, me llaman y no contesto. El teléfono móvil descansa en el último rincón donde lo dejé olvidado, despertado alguna vez por ese tono antiguo que le da un toque retro a la llamada, onomatopeya de ‘deja lo que estás haciendo porque tengo prioridad absoluta’. Es absurdo tratar de esquivar su esclavitud porque la explicación que se da por no haber respondido suele sonar a excusa, a mentira, a ‘no te lo he cogido porque no me ha dado la gana’. Aunque algunas veces puede que sea cierto, otras pasamos del móvil –o portátil para los puristas- porque obviamos su condición de fácilmente transportable, nos olvidamos de él, lo dejamos en el fondo de una bolsa, lo silenciamos en una reunión y se queda en ese estado hasta la siguiente, no nos da tiempo a descolgar, lo escuchamos pero no oímos su ubicación, nos decimos luego le llamo y nunca lo hacemos, nos quedamos pensando qué responder a la persona que nos llama y cuando queremos atender su llamada se ha cansado de esperar tono, se nos cae al agua, a la taza del váter, al cocido, encima de una caca de vaca, se desmonta al rebotar contra el suelo, decimos hola y nadie responde al otro lado, llamamos sin querer por contestar a otro pulsando el botón inadecuado, tenemos el móvil estropeado, no me quedan puntos, a ver si me regalan uno, por ese precio me voy a la competencia que me lo dejan gratis, ring, pi, dong, plas.

Llega el fin de semana. La familia, los amigos, llamar a pepito, no cuelgues que le quiero saludar, déjame un segundo, antes de irnos voy a ver si localizo a fulanito, ¿has cogido el móvil?
photo by somos

3 comentarios:

Carlota dijo...

Hola Oscar, gracias por tu visita, y más viniendo desde Scriptoria, como me contaste... no sé si sabes que soy mitad extraterrestre, de ahí que el móvil apenas lo uso, es más, odio la posibilidad de que me puedan tener localizada en todo momento, así que la mayoría de las veces "se me acabó la batería, qué pena" :P. Un beso, y ten cuidado donde se te cae ;).

Óscar dijo...

Pues gracias por la revisita, ya es raro lo que comentas del móvil. Hoy en día sí que debes ser de color verde para poder vivir sin la ansiedad de que se te olvide en casa, o si deja de tener batería o de pensar en qúién te habrá llamado...

Bienvenida. Saludos ._)

AdR dijo...

Confieso que soy un esclavo del móvil, dejé el reloj y lo cambié por el dichoso aparatito multicosas. Y no sé por qué, porque apenas me llaman... para lo que más lo uso es para enchufarle unos auriculares y oír música :)

Abrazos