lunes, 15 de septiembre de 2008

El retrato del vaticinador


“En realidad no debería uno contar nunca nada”.

Es difícil encasillar a alguien cuando no conocemos nada sobre él, más todavía si de lo que se trata es de ofrecer un análisis certero de su comportamiento futuro, aquel que nadie prevé, la versión de cómo seremos o de cómo reaccionaremos ante estímulos externos. Muy pocos tuvieron ese don, algunos lo conservarán hoy y quizá vivan en el piso de arriba, duerman de día y vigilen de noche. Javier Marías accede al perfil de vaticinador de lujo, el mismo que de una conversación, de las palabras, destripa el modus vivendi de su interlocutor, el que traza esbozos de cómo respira sin reparar en su lugar de origen, a qué se dedica o hacia dónde camina. El primer volumen de la trilogía de ‘Tu rostro mañana’, subtitulado ‘Fiebre y lanza’, ahonda en la profesión de un grupo selecto de personas procedente del servicio de información británico creado en la segunda guerra mundial que enrola en sus filas a uno de los pocos capacitados para esa labor en el siglo XXI, un académico divorciado español residente en Londres cuyo trabajo en la BBC le aburre más que su estrenada condición de solitario, alejado de su ex mujer y de sus hijos.

El pretexto utilizado por Marías, el trabajo de espías, no esconde la magistral forma de plantear los tics de la sociedad moderna, los pensamientos que nadie comparte pero que todos tenemos y no nos atrevemos a describir, el sentido de nuestras conversaciones, la durabilidad de las palabras que regalamos cada vez que las pronunciamos, las equivocaciones en las que caemos cuando empleamos el verbo o la fugacidad de la vida, sus estereotipos y la acomplejada visión de muchos ante las tradiciones orales que heredamos. El libro despierta la resignación de acatar la poca originalidad que encierran las paranoias que la gente cree tener originalmente cuando se queda con la mirada perdida, cuando le llaman loco por plantear en público cuestiones abstractas, cuando pierde el sentido de la conversación al cebarse con temas triviales que dejan de serlo conforme pasan los años, cuando cree contar lo escuchado sin atender a la poca novedad de sus palabras mal reproducidas. El autor sostiene estos argumentos entre golpes históricos rescatados de episodios de la guerra civil española y de la otra campaña bélica citada hasta dejar un habilidoso punto y seguido que invita al lector a hacerse con el segundo libro de la trilogía.

photo by somos

MARÍAS, J.: Tu rostro mañana. 1 Fiebre y lanza, Punto de Lectura, Madrid, 2002

2 comentarios:

Anónimo dijo...

leido..kikante...
:))) muak.

Anónimo dijo...

Supongo que no tendra nada que ver con la novela de Javier Marias, pero me ha recordado a una pelicula alemana muy personal, (La vida de los otros).

Saludos.