jueves, 4 de septiembre de 2008

Nadal, el asturiano


La concesión a Rafael Nadal del premio Príncipe de Asturias del Deporte es una prueba de que el galardón no se ajusta a la realidad. No tengo nada en contra de nuestro magnífico tenista, pero es de justicia afirmar que si se trata de reconocer méritos deportivos o gestas irrepetibles tendríamos que mirar hacia el otro lado del charco, a una piscina, a 8 medallas de oro en unos JJOO, al mejor nadador de todos los tiempos y mejor deportista olímpico que se ha visto jamás: Michael Phelps. Una de dos, o no se lo han concedido a él porque sabían que no asistiría a la entrega del galardón, o es que la vocación universal de los Príncipes de Asturias queda mermada al no ver más allá de las islas que les reciben cada verano con motivo de la prolongación de las ya de por sí extensas vacaciones que disfrutan en otoño, invierno y primavera.

Nadal ha ganado cuatro Roland Garros, Wimbledon, la medalla de oro en Pekín y ahora pelea, como número uno del mundo, por hacerse con el US Open. Es meritorio, extraordinario para un tenista español, una delicia para los aficionados asistir a las gestas de uno de los mejores deportistas que ha dado España en su historia. Pero no nos equivoquemos, ha habido tenistas mejores, de hecho Roger Federer ha estado durante más de cuatro años como número uno, ha ganado todos los grandes slam menos Roland Garros, ha barrido a sus rivales de la pista como lo hicieron en su momento Borj o Becker, y no por ello se le ha concedido ni se les concedió el Príncipe de Asturias. En España no ha habido antes ningún Nadal pero fuera sí. Sin embargo, en nuestro país no hay ni ha habido nadie como Phelps, el mejor deportista de todos los tiempos. Es incomprensible, pues, que en el año en que alguien sorprende al mundo con 8 medallas en unos Juegos, el principado no sea capaz de mirar más allá de su euforia española.

Por no hablar de Usain Bolt, el mejor velocista de todos los tiempos… ¿Acaso Nadal es el mejor de todos los tiempos en su disciplina? No, Nadal es el deportista más asturiano de todos los candidatos, como mucho eso.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Antes de escribir estas ofensivas líneas hacia el jurado de los premios más prestigiosos que se conceden en nuestro país y que se entregan en la capital del Principado de Asturias debería haber leído las bases de los galardones. En el caso del de los Deportes, además del palmarés del deportista se miran aspectos como su valor personal, afán de superación... Le invito a que lea por Internet algunas píldoras del 'gran' Michael Phelps, un defensor de las armas, admirador de los veteranos de Vietnam... Un pedazo de pez, a todas luces!

Óscar dijo...

Muchas gracias por su intervención, pero reitero mis palabras.

Un saludo

Anónimo dijo...

De anónimo a anónimo:

¿Ha hecho más méritos o ha mostrado menos afán de superación o valor personal Roger Federer que Nadal?

Creo que no, no sólo es injusto por lo de Phelps que, como dices, puede ser discutible por sus aspectos morales. Pero, ¿acaso Federer no ha demostrado tener la misma valía humana que Nadal?, ¿no ha sido número 1 del mundo hasta el 18 de agosto después de haber ganado más torneos que el tenista mallorquín?

Estoy de acuerdo con Óscar Delgado, aunque no en la ofensa a los príncipes. No siempre están de vacaciones, trabajan por España y por sus ciudadanos. Muchos países quisieran.

Adiós.

bea dijo...

Si todos se dopan, qué mas da a quién le den el premio.

Anónimo dijo...

Cuando vi los finalistas pensé que ni Bolt ni Phelps, aun grandes deportistas, aunaban méritos para ganar el premio por lo que algún anónimo ha comentado -sobre Phelps- y por la actitud displicente de Bolt con sus rivales.
En mi opinión, tenían que haber dado un premio conjunto Nadal-Federer, por esos partidos históricos que han jugado, tantas finales, tanto tiempo en el bipartidismo al frende de la ATP... y con tanto respeto el uno por el otro.
Estoy de acuerdo en que el premio es algo provinciano -la selección española de basket, Alonso...- pero no lo veo tan mal. Me parece un acierto a medias.
Te debo una llamada.

David.

Anónimo dijo...

No todos se dopan.

David.

Óscar dijo...

Mejor dejar el debate del dopaje de lado (para eso invito a los aquí presentes a visitar el blog http://ciclismo2005.blogspot.com).

David, el deporte de alta competición no entiende de compañerismo ni de humildad. Precisamente, su objetivo es lograr hazañas de forma egoísta, insolidaria, sin añadir valores a su conquista. Da igual el nombre del deportista de elite del que hablemos. Por ello, en igualdad de condiciones, Phelps ha demostrado ser el mejor de los mejores. Si los premios Príncipe de Asturias apostaran de verdad por los valores de los que ha hecho gala el primer anónino, no se los concederían jamás a grandes nombres y apellidos, sino a los que educan, fomentan y pelean a diario desde el anonimato por entender el deporte como algo sano, cultural, social y como herramienta para fomentar la convivencia.

Saludos cordiales

Anónimo dijo...

Alguno de vosotros ha leído las bases del premio y el fallo del jurado????
Qué fácil es esto de escribir en los blogs...
Y al que dijo adiós, a ver si es verdad: adiós, adiós para siempre!!! Listillo!!!

Anónimo dijo...

tan fácil como escribir en una pared lo burro que eres

Óscar dijo...

Os pido por favor que no insultéis ni menospreciéis comentario de ninguno de los que se han molestado en tratar de debatir sobre este tema de actualidad.

Todas las opiniones son respetables y si no os lo parece alguna, rebatirla con argumentos, no con insultos.

Gracias por vuestra comprensión y colaboración.

Saludos.

sergio dijo...

este premio se devalua primero alonso despues el equipo de baloncesto español ahora nadal que pena

Óscar dijo...

Gracias por vuestros comentarios.