miércoles, 8 de octubre de 2008

A Chechu



Confidente, testigo, confesor, benefactor, receptor, asesor, consejero, amigo, cómplice, compañero, consultor, conciliador, generoso, hermano con mayúsculas. En los últimos días he recibido muestras de reproche bajo la forma de comentarios encubiertos en los que, a modo de convocatoria sindicalista, se llamaba a las armas a los ojos que ahora leen estas letras para apoyar las quejas de un hermano indignado por el trato tibio recibido al ser mentado entre estos post, enlaces y fotos.

Desde aquí aumento el volumen de las demandas y las asumo como propias, para que los comentarios que de este escrito se deriven sirvan para reconducir la confianza perdida. Por ello, erijo en post el abrazo que arrojo a mi queridísimo hermano, don José Luis Delgado Barrientos, Chechu, algo que no he sido capaz de hacer por nadie salvo por él, la siempre presente excepción, el halo de momentos vividos, fuente de inspiración de los pellizcos de experiencia que suelo proyectar en este foro. A tu salud.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

BUAAAAA..., BUAAAAA... NO ESPERABA MENOS DE MI, NO MÁS PONDERADO, HERMANO. GRACIAS. (SNIF, SNIF...)

Anónimo dijo...

Yo tambien me he emocionado...
Carol, si lees el blog de Oscar...

Anónimo dijo...

Emocionaos y disfrutad, ahora que podemos, podéis, podremos...

Emocionaos

AdR dijo...

Brindo :)