lunes, 1 de diciembre de 2008

Pasados de vueltas


La lista es muy larga, aunque les une una nota distintiva, la de la falta de prudencia, la tranquilidad de poder decir lo que les venga en gana por saberse tenedores de una experiencia venida a menos. Han dejado de ocupar las portadas de los medios de comunicación, aunque organizan bolos amañados, con asistentes de estómagos agradecidos y editoriales publicadoras de biografías que les doran la píldora para hacerles creer que mantienen el status que perdieron. Suelen ser políticos que gozaron de poder, lenguaraces jubilados dedicados a otros menesteres, a la profesión que nunca desempeñaron, a ser funcionarios de carrera, a conferenciar entre conferenciantes, a tertuliar entre contertulios, a fantasear entre fantasmas. Perdieron el sentido de la orientación dialéctica cuando dejaron el mando a otros, algo que se les quedó pequeño, por lo menos ahora, en la distancia, cuando observan a su homólogo actual en el cargo y fantasean sobre las vicisitudes a las que se enfrentan, lo noveles que son los que llegan y lo estúpidos que son los asesores que los rodean.

Son legión y aparentan ser menos. Llevan una vida sana, la del potentado que no descuida los quehaceres paranoicos que le ayudan a sentirse eternamente importante. Miran a los que pelean en el escenario donde bregaron hace tiempo como el niño que repite curso y se ríe de los nuevos, de las manías del profesor que ya conoce o de los suspensos por los que lloró una sola vez. Van sobrados, pasados de vueltas y sólo saben largar palabros con los que llamar la atención, como seniles de la verborrea, dinosaurios de la palabra utilizada con mal gusto, albaceas de su reputación, butrones de la actualidad, contrarios a la ideología que defendieron con vehemencia, rompedores de disciplinas mantenidas durante años, cínicos de la política, vividores del periodismo. Venga, que van los nombres: (eso os lo dejo a vosotros).
photo by marga ferrer

3 comentarios:

Anónimo dijo...

yo prefiero callarme....
:)
muak.

Anónimo dijo...

yo prefiero callarme....
:)
muak.

Óscar dijo...

silence