miércoles, 21 de enero de 2009

El presidente del mundo (y II)


De lejos, de cerca, la toma de posesión de Obama y el concepto global aplicado al acto provocó que en el día de ayer fuera difícil escapar de su eco. Al abrir el ojo, tertulianos en la radio arreglaban ‘su mundo’ con el pretexto de hablar en calidad de seudoexpertos del futuro que le depara a EEUU con Obama; al desayunar, la PDA registró páginas y páginas relacionadas, con riqueza gráfica e infográfica, con el nuevo presidente yanqui; en el almuerzo en el bar de Paco, la televisión, encendida a todo trapo, advertía de la repercusión que le iban a conceder los medios audiovisuales al 20-E norteamericano; en la comunidad bloguera, el 105% de los posts de la jornada apuntaba hacia la Casablanca; el correo electrónico no le fue a la zaga y el spam se revistió de viagras azules con la cara de Obama; en un pueblo cercano a mi lugar de residencia, aprobaron el cambio de nombre de una calle dictatorial, José Antonio (Primo de Rivera, supongo) por el de Barack Obama; el telediario -mientras llenaba el estómago a la hora de la comida- abrió y cerró con la imagen de la concentración multitudinaria que esperaba la hora D; hasta los programas dirigidos a un público eminentemente doméstico se enfundaron la casaca yanqui; amigos nuevos en Facebook alienados con la causa obamista… Y Gaza aparcada por un día, con el reloj de Israel detenido justo a tiempo para no manchar la ceremonia global de mister Obama.

El presidente del mundo, ayer, tomó la palabra. Mañana, quién sabe, su figura podrá distorsionarse o diluirse como azucarillo en Google. Y, mientras, en Etiopía, ¿ya no pasan hambre?
photo from www.rtve.es

No hay comentarios: