viernes, 2 de enero de 2009

Master of dong


La cadena pública española volvió a sorprender a propios y a extraños durante la retransmisión de las campanadas de fin de año al sincronizar el soniquete de los presentadores y el del reloj de la Puerta del Sol con la publicidad de Master Card, algo que debió atragantar a más de uno, especialmente a los que estaban deseando dar cuenta de las uvas para comenzar el nuevo año sin pensar en préstamos, depósitos, intereses de demora, crisis y bolsa. Misión imposible, quien quiso emprender esa aventura se topó de bruces con la agresividad publicitaria de dos comecocos del color corporativo de la famosa tarjeta de crédito sobre la preceptiva advertencia legal en forma de mosca televisiva con el mensaje de 'publicidad'.

Una vez más, el ente público aprovechó la debilidad y la indefensión del espectador, que tragó pepitas, pieles, uvas, campanadas y tarjeta de crédito en apenas doce segundos, sin que fuera advertido de ello y tras haber conocido en la emisión de la última edición del telediario previa a las campanadas que éstas se habían televisado desde 1962. Una forma, pues, de hipotecar la cuadragésimo sexta edición del evento sin el consentimiento de los telespectadores y haciendo un uso y abuso del carácter y vocación públicas que se le presuponen al ente de todos. Para rematar la faena, y por si a alguien se le había ocurrido bailar para olvidar el mal trago y celebrar la llegada de 2009, llegó la invitación a un bombardeo masivo de mensajes escritos para hacer caja con la promesa de empezar el año obteniendo pingües beneficios.

Un robo público a las conciencias de bien que por unos segundos quisieron olvidar la crisis que nos parió en 2008.
photo by somos

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gran columna amigo Ojcar!

360gradospress dijo...

Grajjjjiasss. Lamentable lo de RTVE, un asalto.