miércoles, 11 de febrero de 2009

El café


¿Paramos a tomar un café? No, continúa, de momento es pronto para recurrir a las –inas (por cafeína, creemos). No entiendo cómo, pero siempre hay que hacer lo que tú digas, lo peor es que seguimos juntos, como dos dependientes de las –inas (su carencia genera ansiedad y episodios de ira). Bah, déjalo, no tengo ganas de comenzar el día discutiendo y no te molestes, ya subo yo la música, así estaremos calladitos los dos un rato, hasta que te salga de los cojones parar a tomar ese puto café. All I ever wanted, i all ever needed, is here, in my arms, words are very unnecesary, they can only do arm…

Esta mierda de freno de mano, siempre me deja la muñeca dislocada, un día lo acciono en marcha y a tomar por culo. Ahora empieza el capítulo del quejica compulsivo, no quiero ni pensar qué ocurrirá cuando despaches el cafecito, ¡qué cruz! Dos cafés. Cortados, por favor, y rapidito que tenemos prisa.

¿Nos vamos? Espera a que termine yo el mío, egoísta, está ardiendo. Pues habértelo pedido con la leche del tiempo, siempre haces lo mismo y luego antes de salir querrás ir al servicio... ¿Qué le debo? Dos euros con cuarenta, aquí los cafés cuestan un 50 por ciento más que donde los toma Zapatero. No estoy para bromas, tenga y quédese con el cambio. ¡Joder, qué generoso! Adiós. Hasta otro día señores. Espera, que voy un momento al aseo. Ves, si ya lo decía yo…

Tic tac, tic tac, tic tac. Se acaba el tiempo, anochece. Elsa no sale, tendré que ir a buscarla, siempre me hace lo mismo. Joder, vaya mierda, ahora a meterme, cual tullido, en el baño de señoras y a pasar por moña. Me da igual, voy. Tic tac, tic tac, tic tac. Nos quedamos sin personajes, están fuera del cuadro. El móvil: un camarero al que no le gusta que no rían sus gracias. El arma: un cuchillo bien afilado sobre el jamón de Teruel que hay junto a las botellas de whisky, frente a la barra. La escena del crimen: un plástico encharcado de sangre que no ha dejado cerco en el azulejo blanco del aseo. Testigos: ninguno. Remordimientos: cero. El café: exquisito.
photo by somos

4 comentarios:

Lola dijo...

Es no hay nada mejor que tomar un buen café y si vas bien acompañado aun mejor
un saludooo

Anónimo dijo...

ya estoy de nuevo.
Liga Fantástica!
Y el domingo qué? El madrid campeón de europa...

AdR dijo...

Grandioso. Con un ritmo endiablado hasta el final :)

Abrazos

Óscar dijo...

Lola: depende de la compañía, a veces es mejor tomarse uno solo, solo.

Anónimo: el Madrid será campeón de Europa si mantiene los biorritmos actuales, alejados de las -inas.

Adr: el café es lo que tiene, matiene el pulso acelerado, como el ritmo al que apelas. Gracias.

Saludos