sábado, 21 de febrero de 2009

Política 'on'


¿Has filtrado la información de la que te hablé?, sí claro, se la he dado a Federico, me ha prometido que la trataría bien y que la sacaría el domingo, ya sabes, cuando más se leen los periódicos. Se va a enterar este de cómo nos las gastamos, ¿no quería juego sucio?, pues toma dos tazas. A ver si le robamos quince votos, la gente lo que peor traga es la corrupción, con esto nos garantizaremos despejar el camino hacia nuestro objetivo electoral. Por cierto, tendremos que tener preparado el argumentario sobre la crisis, demostraremos que somos los que de verdad nos preocupamos por los problemas del ciudadano (ese ente abstracto, sin cara, ni brazos, ni piernas al que se dirige siempre el político de a pie). Con ellos bajo la espada de Damocles y con la prueba de que tenemos las manos limpias en el asunto, mantendremos unos niveles de confianza adecuados para que nuestra popularidad no se vea mermada.

¿Dónde está el discurso?, dámelo. Esto no me gusta, es muy suave, tenemos que ser más demagogos, cámbialo y luego hablamos. Mejor así, mañana será titular en todos los periódicos, aunque con ello perjudiquemos a su familia, nosotros ya sabemos lo que es eso. Pero tienes que estar descansado, nunca se sabe el latigazo que llevará escrito él, procura dormir seis horas para que no te la cuele y consiga desviar la atención sobre la parte que más nos interesa. A ver cómo sale de ésta. Si la cosa se pone fea, ya sabes que podemos conseguir las grabaciones, lo que haga falta. Pero de momento nos guardaremos ese as en la manga. ON.

En la calle, el titular imprimió de tinta las conversaciones matutinas de letra grande, las que no reparan en la profundidad de miras, ni en la credibilidad de argumentos probeta. Espejos de lanzas editoriales adaptadas al gusto del gabinete que paga, mentiras adaptadas a la irrealidad de la pugna política. Mientras, la gente, la de verdad, la misma que nunca pronuncia la palabra ciudadano y paga facturas con la prudencia posada en la cuenta bancaria, atraviesa el umbral de la demagogia para decir: todos son iguales. Claro, si se empeñan.
photo by marga ferrer

No hay comentarios: