miércoles, 6 de mayo de 2009

Cruce de memorias


Una reunión de amigos veteranos es un buen reducto para la reconstrucción de momentos. Las memorias son frágiles y caprichosas, recuerdan desde la individualidad los ecos más egoístas, los que marcan el ‘zero defects’ en el comportamiento de la persona que los evoca. No significa que todos seamos unos egoistones, sino más bien que en cuanto que seres humanos imperfectos tendemos a proyectar nuestra versión más ‘in’ y a guardarla en la recámara de los recuerdos sin adherencias que la ensucien.

Por eso quedar con aquel amigo de siempre y rescatar escenas de vida compartidas siempre trae sorpresas. Como fotogramas amarilleados, rescatamos los mejores momentos de nuestras experiencias, las mismas para cada uno pero con un enfoque radicalmente distinto. Mientras que él recuerda lo que para mí fueron anécdotas yo elevo a la categoría de imprescindible lo que para el otro no era más que un motivo para el sonrojo.

Pues eso, reuniones de amigos, cruce de memorias para la reconstrucción de momentos.
photo by somos

No hay comentarios: