lunes, 13 de julio de 2009

Urticaria


Ruedo, ruedo, ruedo. Doy vueltas al mundo y veo a mis amigos multiplicados por tres, seis, nueve. Huele a manguerazo en campo ajeno y la luz es tenue, espesa, caliente. Es verano y los atardeceres hacen desaparecer el sentido del tiempo, de la orientación. La nada.

Ruedo, ruedo, ruedo. Pienso en lo tonto que soy por haber querido demostrar algo, no veo dónde está Raúl. Seguro que va primero, o no, quizá haya reventado contra un árbol. Sauces llorones cambian de gesto y sonríen, me ciegan con sus hojas blanduchas, bajas, tristes, rendidas al sol que se va para volver. Recapacito, juego, siento, sonrío, disfruto, ni me preocupo.

Ruedo, ruedo, ruedo. Stop. Mi camino se detiene, respiro a borbotones. El olor a césped virgen se acentúa. ¿Puedo pasar? Nadie me contesta pero pienso en rodear con mis brazos la alegría de un mareo buscado. Rodeo, rodeo, rodeo. Rodeo el tiempo mientras rasco la espalda con sangrante devoción.

¿Juegas?
photo from www.agrototal.com

2 comentarios:

AdR dijo...

Una invitación a la que es imposible decir que no.

Abrazos.

Moni dijo...

Please visit my site, too.

http://monimaus-monalila.de.tl

Greetings from Austria

Moni