miércoles, 18 de noviembre de 2009

BSO


Voy descompasado con mi Banda Sonora Original. Anoche, a pesar de que mi testuz lo pedía, me acosté sin escuchar música relajante o, peor, sin intuir las estrofas de cualquier composición clásica que extrajera el estrés de mi lado gris. Esta mañana, ya al volante, por más que he sintonizado el dial de la radio no he hecho más que rescatar canciones descontextualizadas para el momento rebelde que requería la situación. Ninguna composición ha recreado las situaciones que dibujaría un niño dentro de mi cabeza. Debe de ser que en el quiosco del cerebelo se habrán quedado sin ceras, sin plastilina o sin rotuladores Carioca.

Ahora, mientras escribo, una ambulancia acaba de torpedear el ritmo de plasmación de este pensamiento tan extraño, quizás porque sabían ahí fuera que hubiera sido perfecto para mis intereses alcanzar un estado óptimo de concentración. Mi BSO es como la de Truman en su Show, pero sin products placement, sin un escenario ficticio con el que dibujar horizontes en el mar. Ni siquiera he podido salpimentarla con una ración depechera, sintonía de mis amores y la misma que en 2009 ha huido de los destellos musicales que han marcado mi devenir.

Tendré que quejarme a González-Sinde para que defienda mis derechos de autor. Como principal protagonista de mi vida, reclamo que sean tenidas en cuenta las quejas planteadas. Es insoportable vivir desafinado, sin el maridaje entre el instante vivido, su reconstrucción y la representación musical de cómo me gustaría visualizarme desde el lado más ochomilimétrico de mi existencia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Prometo llevar en mi próxima visita, que espero sea pronto, una cinta con la banda sonora del Sporting, a mi me hace soñar... Siempre te quedará GomaEspuma y el carrusel religioso... ideal en tiempos de tiempos

ojcar dijo...

Mientras que el láser que los pincha siga siendo un crédulo de las versiones que dicen que los cd no se rayan... ideal en tiempos de tiempos. La cuenta atrás ha empezado, su visita está en el objetivo somos.